24 de mayo: la búsqueda por la paz y el protagonismo femenino

El papel de la mujer en la historia universal es vital, pues gracias a los diversos movimientos femeninos que surgieron a través del tiempo, muchos acontecimientos tienen sentido hoy en día. Pues, dejaron en claro que la mujer no estaba hecha para quedarse en casa.

Un ejemplo claro es la celebración del Día Internacional de las Mujeres por la Paz y el Desarme, fecha instaurada en 1982 por grupos pacifistas de mujeres europeas, quienes buscan conmemorar la participación de las ciudadanas británicas en los movimientos de oposición al Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y a la instalación de sus bases militares.

Un detalle importante, es que esta celebración no busca centrarse en los tristes hechos de violencia hacia las mujeres en su búsqueda por la paz, sino en las diferentes campañas que estas protagonizaron para tener un mejor lugar para vivir, su carácter participativo en una sociedad donde no tenían voz y su espíritu justo, pacífico y solidario.

También lee : 22 de mayo: Día nacional del psicólogo

Si bien fueron muchas mujeres protagonistas agrupadas en movimientos como la Asociación de Mujeres Parlamentarias por la Paz, por ejemplo: Maj Britt Theorin, participante de este movimiento, se convirtió en pieza clave para la incorporación de la mujer para acabar con el desarme y alcanzar la paz, desde su rol de Presidenta de la Organización de las Naciones Unidas.

En 1915, se llevó a cabo el Congreso Mundial de la Haya, donde se pudo visibilizar a la mujer y se le permitió la oportunidad de participar, de forma activa, en proyectos que buscaran  importantes avances en todo lo concerniente a la paz y otros logros, en búsqueda de una sociedad más justa, digna y libre de enfrentamientos bélicos y guerras injustas.

Por esta razón, se acordó, en el Consejo de las Naciones Unidas, una mayor participación de la mujer para consolidar la paz en el mundo. A esta conclusión se ha llegado, debido al excelente desenvolvimiento que ha tenido el género femenino, cuando no le han  sido vulnerados sus derechos, sino que, por el contrario, han sido tratadas con igualdad, respeto e inclusión.

Debido a esto, el Consejo de las Naciones Unidas acordó que las mujeres tuvieran  una mayor participación en la consolidación de la paz en el mundo. Años después, se reconoce el excelente desenvolvimiento de las mujeres por la causa y, poco a poco, van ganando el respeto que merecen y un trato igualitario.

Por su parte, la  Organización de Mujeres de la Confederación Intersindical es un movimiento feminista que aboga por los derechos de las mujeres, especialmente  aquellas que hagan parte de  la solución de conflictos y de  la elaboración de acuerdos de paz.

Sin embargo, a pesar de todos los esfuerzos de estas organizaciones por lograr la igualdad y el respeto hacia las mujeres, hay personas que siguen vulnerando sus  derechos. Esperemos que pronto no solo logremos encontrar la paz mundial, sino que lleguemos a entender que todos somos iguales y merecemos respeto.