Agotamiento laboral y Síndrome de Burnout

Lunes de nuevo, y comienzan a presentarse una serie de sensaciones que se han convertido en huéspedes recurrentes indeseados. Estás sufriendo de “burnout laboral”.

Las tareas que solían brindarte una gratificación inmensa comienzan a convertirse en una carga. Las horas de trabajo aumentan, pero los resultados te aparecen siempre como insuficientes. La emoción que te brindaba hacer el trabajo por el que tanto luchaste se disuelve en apatía y desmotivación. Los pequeños errores de distracción se convierten en una constante. 

El “burnout” o síntoma del “trabajador quemado” se refiere a un estado psicológico y emocional de desmotivación y agotamiento. La OMS (Organización Mundial de la Salud) avanzó en el reconocimiento de este síndrome como una enfermedad que afecta la calidad de vida y la salud mental de los trabajadores. La organización internacional, comunicó la próxima inclusión del síndrome “burnout” en el Manual de Clasificación Internacional de Enfermedades.

Esta patología es fruto de la exposición constante a situaciones de estrés crónico que no han podido resolverse. Si bien, las causas deben analizarse de manera individual, hay condiciones que favorecen la aparición de este síntoma. Entre las causas más comunes nos encontramos con un clima laboral negativo, en donde los empleados no reciben apoyo de sus superiores y/o colaboradores. Por otra parte, las personas perfeccionistas tienen más tendencia a padecer de “burnout”, al sentir que su trabajo no se ajusta a los estándares  imaginados. 

También lee : «Queda mucho por andar, pero cada vez nos acercamos más»

El síndrome de “burnout” se desarrolla de manera progresiva, y puede afectar de forma severa a los empleados y su relación con la empresa. Es por eso, que los profesionales recomiendan reconocer sus síntomas de manera veloz, y tomar medidas que nos ayuden a lidiar con el estrés laboral. 

Establecer límites entre la vida profesional y la vida personal es una de las principales recomendaciones. En ocasiones, nos dejamos absorber por las labores de tal manera que salteamos horarios de descanso y comidas, y trabajamos horas extras para lograr terminar con la tarea. Sin embargo, contrario al objetivo, esto genera una sensación de desbordamiento mayor. Los tiempos para dedicarnos a nuestros afectos y actividades de ocio repercuten de manera positiva en nuestra vida en general. Y esto incluye la productividad de nuestro trabajo. 

En otras ocasiones, las empresas necesitan establecer objetivos claros y realistas para con sus empleados. Teniendo en cuenta que la carga de trabajo sea adecuada para la jornada laboral, así como brindando la información adecuada en relación a las funciones y responsabilidades de cada puesto.