Animales acechados por la presencia de plásticos en su hábitat

El mar y los animales que en el habitan se encuentran en constante peligro por los residuos plásticos que son arrojados sin medir las consecuencias catastróficas que esta acción produce para estos seres vivos.

Focas, leones marinos, ballenas, tortugas marinas y delfines son algunas de las más de 700 especies de animales que se ven afectadas día a día por la existencia del plástico en su habitad natural.

A esto sumamos los vertederos que reciben la visita de seres como hienas y cigüeñas que se acercan en busca de alimentos para subsistir, lastimosamente tampoco son lugares seguros pues se encuentran infestados de plásticos y sus derivados.

También lee : Día de la bandera argentina

Los daños causados por plásticos son numerosos, infecciones, sistemas digestivos estropeados, asfixia, desnutrición crónica, deformaciones, perforaciones en la pared intestinal y más comúnmente la muerte agónica y lenta para el animal.

Lo alarmante es que cerca de 8 millones de toneladas de plástico ingresan a las aguas año tras año, una cantidad bastante considerable que pone hasta en peligro de extinción a numerosas criaturas.

Entre los materiales de plástico más perjudiciales se encuentran los globos, los desechos de pesca, bolsas, embalajes y utensilios de plástico.

Algunos animales, como las tortugas y los lobos marinos, caen atrapados en medio de redes de pesca y en el peor de los casos mueren muy lentamente por asfixia, mientras que otros los ingieren dejándose llevar por el olor a comida y el gran apetito que presentan.

“Lo más triste es que se comen el plástico pensando que es alimento” menciona Matthew Savoca, biólogo marino de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos.

Es verdad que el plástico es una herramienta útil para los humanos, pero debemos ser conscientes que la existencia de estos elementos pone en peligro la vida de miles de seres vivos y que aunque suene hasta imposible acabar con esta situación, podemos ayudar a que el daño disminuya poco a poco.

Ayudamos con mínimas acciones como dejar de utilizar plásticos de un solo uso como las pajitas y cubiertos, evitar la compra de productos empaquetados innecesariamente, al momento de realizar compras, optar por cajas de cartón o bolsas de tela, dejar de lado los cosméticos con microplásticos.

Tampoco está de más mantenerse siempre informado sobre el tema en cuestión y buscar otras maneras de aportar como ciudadanos a la solución de este problema.