Boldenona: el miedo del deportista colombiano

Se considera dopaje a aquellas sustancias que se encargan de mejorar el rendimiento de un deportista de manera ilegal. Desde los orígenes de los Juegos Olímpicos en Grecia, los atletas aprovechaban los beneficios que les brindaban los extractos de las plantas, los hongos y los animales, para, de este modo, mejorar su portento físico. Situación que, después de casi 2,800 años, sigue sucediendo, yendo de la mano con los avances tecnológicos y científicos.


Fuente: noticias.medsbla.com

Sin embargo, es fácil señalar a aquellos que dan positivo como personas desleales o tramposas, sin entrar en un análisis sobre qué llevó al atleta a realizar este acto, o quiénes lo impulsaron. Todo tiene un trasfondo. Puede que sean llevados a ello por la presión que genera una pérdida de rendimiento o, también, por la coacción mental que origina el querer ganar a como dé lugar, situación creada por los fanáticos, las personas cercanas al deportista, e incluso el atleta mismo. No obstante, existen situaciones donde los deportistas caen en dopaje sin un consentimiento previo, y no queda más que echarle la culpa a las leyes que rigen una nación. Hecho que explicaremos más adelante.

En primer lugar, explicaremos qué sustancias son utilizadas por los deportistas o personal de apoyo para mejorar el desempeño. La más usada es la eritropoyetina, más conocida como EPO. Este componente aumenta la formación de eritrocitos, encargado de llevar el oxígeno a la sangre. El caso más famoso de dopaje por EPO fue el de Lance Armstrong, ciclista que perdería sus siete Tour de Francia, tras aceptar haber consumido la eritropoyetina. Otro compuesto orgánico aprovechado por los agentes dopantes son los esteroides los cuales se encargan de incrementar la masa y la fuerza muscular. Ben Jhonson, velocista de la época de los años 80′, fue un caso muy sonado por la injerencia del esteroide anabólico estanozolol, perdiendo todo su prestigio. Y como estos, existen millones de sustancias que pueden dar positivo en controles antidopajes.

También lee: De Brillite Rodríguez a Alexa Jade, el origen de la villana del wrestling peruano

Una sustancia que se encuentra en la familia de los esteroides es la boldenona, siendo esta muy mencionada en el último tiempo en el deporte colombiano. Según la Agencia Mundial Antidopaje (AMA), la boldenona es un esteroide anabólico androgénico que se encarga de mejorar el desempeño físico y pretende la obtención de masa muscular y aumentar el peso de quienes lo consumen. Esta sustancia ha sido el dolor de cabeza del deporte colombiano, pero ello tiene una explicación.

Si bien es cierto, el deporte colombiano se ha caracterizado por siempre estar en tendencia al crecimiento y a la obtención de nuevos objetivos; en los últimos años, se ha visto manchado por un incremento desmedido de casos positivos por dopaje, más en concreto por boldenona. Sustancia que tiene en jaque a la halterofilia olímpica tras los positivos de Yenny Sinisterra, Juan Solís y Ana Iris Segura; que como castigo puede dejar a Colombia fuera de toda competencia en el levantamiento de pesas. También, la boldenona es la culpable de que el título mundial de Fabián Puerta en el ciclismo de pista fuese puesto en duda, luego de dar positivo tres meses después de la obtención. Puerta se encuentra en una sanción de 4 años y su futuro es totalmente incierto, ya que la sanción fue ratificada en el último mes.

La razón por la cual, el equipo ProTeam de ciclismo, Manzana Postobón, quien se encontraba disputando las carreras más importantes del calendario europeo, desapareció fue por el caso positivo por boldenona de Juan José Amador. Esto provocó el retiro del patrocinio por parte de Postobón. Sin embargo, en septiembre del año anterior, Amador fue exonerado de haber tenido alguna sustancia dopante en su cuerpo. No obstante, quedó como resultado la pérdida de un gran proyecto deportivo, por culpa de esta sustancia.

También lee: De las canchas a la panadería

Pero, la razón por la cual la boldenona sigue circulando en nuestro país es simple, pero dolorosa. La utilización de esta sustancia está aprobada por la ley colombiana como uso veterinario. Es decir, es válido la aplicación de la boldenona en la ganadería para acelerar el crecimiento de los animales y aumentar la cantidad de carne producida. En conclusión, la boldenona se encuentra en la cadena productiva de carne en Colombia. Según estudios, en una de cada cuatro muestras de residuos de ganado vacuno se encontró este esteroide.


contextoganadero.com

Por lo tanto, se tiene que en cualquier trozo de carne puede estar inmerso residuos de boldenona, haciendo que cualquier persona tenga en sí, esta sustancia. Es muy triste que se siga utilizando, pues en primera instancia, puede ser perjudicial para cualquier deportista que quiera desarrollar una carrera sana, y, también, para la población colombiana, pues su consumo no está legalizado y puede ser perjudicial para la salud. Se espera que, en los próximos años, se prohíba su aplicación en la ganadería para evitar situaciones de dopaje en el deporte de nuestra nación, que tantos frutos ha generado.