Cambio climático e infancias en peligro

Foto tomada de: https://www.cop20.pe/recursos-sobre-cambio-climatico-y-ninos/

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), confeccionó un alarmante informe que indica que más de la mitad de los niños que habitan el mundo, viven en países considerados de “alto riesgo”; en relación a los efectos de la crisis climática.

La crisis ambiental que azota al globo es también una crisis humanitaria. Crisis que genera y acentúa las desigualdades entre los sectores más vulnerables. En este sentido, hoy las infancias comienzan a vivir en carne propia las consecuencias de un modelo que agota nuestros recursos vitales. UNICEF, en conjunto con la organización juvenil “Viernes por el Futuro”, elaboraron el primer análisis que indica los riesgos climáticos desde la perspectiva de los niños.

El “Índice de Riesgo Climático en la Infancia”, reveló que alrededor de  1.000 millones de niños se encuentran en alguno de los 33 países considerados de “muy alto riesgo”. Esto implica que están expuestos a fenómenos climáticos extremos, tales como inundaciones costeras y fluviales, ciclones, olas de calor, escasez,  y contaminación del agua y enfermedades transmitidas por vectores. Debido a las situaciones extremas que las infancias sobrellevan su calidad de vida empeora notablemente, afectando incluso derechos básicos como su alimentación y salud. 

También lee : Conservación del bosque nativo: Plantatón Uruguay

Paradójicamente, los países que más sufren las consecuencias de la crisis climática emiten, en conjunto, el 9% de las emisiones de gases de efecto invernadero. Mientras que, de los 10 países que mayor cantidad de gases de efecto invernadero producen, sólo uno se encuentra clasificado como “país de muy alto riesgo”. Nuevamente, los datos ponen sobre la mesa la cuestión de las desigualdades. Son los niños que habitan los países más vulnerables quienes sufren los mayores peligros. 

La organización insta a los gobiernos, empresas y otros actores relevantes a realizar las acciones necesarias para proteger a la niñez de los impactos del cambio climático. Así como acelerar las labores para reducir drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero. Por otra parte, UNICEF resaltó también la importancia de escuchar la voz de los niños.