Carrera latinoamericana contra la COVID

Tiempo de lectura estimado: 4 minutos

Las cifras de vacunaciones llevan un ritmo heterogéneo, y el acceso a las mismas ha tenido grandes obstáculos para los países más vulnerables.

A comienzos del 2021, una gran parte de los países de Latinoamérica comenzaron los planes de vacunación para lograr contrarrestar la pandemia producida por la Covid-19. El ritmo heterogéneo que se lleva a nivel mundial, ha producido que en algunos países los números de contagios y fallecidos alcancen grandes cifras. Hecho que se ha visto impulsado con la variante P1 y aún más con el reciente ingreso de la nueva variante Delta.

Esta nueva variante, que se originó en la India, representa una amenaza para los países latinoamericanos y del mundo, ya que presenta una mayor posibilidad de contagio.

«Será la cepa del Covid-19 dominante a nivel global”.

declaró El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebeyesus.

Esto ha llevado a que muchos países intenten acelerar los procesos de vacunación.

Números de contagios y muertes.

Al día de hoy Brasil se encuentra en la punta de las gráficas con más de 18 millones de contagios y alrededor de 500 mil muertes, seguido por Argentina y México en cada caso. Por otra parte, Uruguay, ha alcanzado los 366 mil contagios y ha superado las 5 mil muertes desde que comenzó la pandemia.

En el otro extremo de la tabla nos podemos encontrar con países como Haití, Surinam, Nicaragua, El Salvador (entre otros) que se encuentran por debajo de los 100 mil contagios y menos de 2500 muertes.





El Español

Vacunación.

El acceso a las vacunas ha tenido grandes obstáculos para los países más vulnerables, por lo que Ghebreyesus señaló que es necesaria una equidad a la hora de distribuir los fármacos, para lograr controlar la pandemia.

Mientras la posibilidad de nuevas cepas amenazan globalmente, en especial a aquellos países con menores porcentajes de vacunación, Latinoamérica continúa su carrera contra la Covid-19. Según datos de la fuente Our World in Data, Uruguay y Chile son los países con mayor porcentaje de vacunación. 

Liderando el ranking, Uruguay tiene un 60% de la población con vacunación completa y un 12% vacunada parcialmente. Actualmente las cifras de contagio están en caída, llegando a aproximadamente unos 250-300 casos nuevos por día.
Por otro lado, Chile presenta un 61% de su población vacunada con las dosis correspondientes y un 9,4% vacunada parcialmente. Al igual que en el caso anterior, las cifras de contagio están en caída, alrededor de 1.000 contagios nuevos por día.


El Español

Países como Bolivia, Honduras, Paraguay, Venezuela, Guatemala y Nicaragua se encuentran en lo bajo de la tabla, no llegando a alcanzar un 10% de población vacunada completamente.

Efectividad ante nuevas cepas.

Otro gran punto en discusión desde el comienzo de las inoculaciones es la efectividad de las vacunas ante las nuevas cepas.  Como era de esperarse, la llegada de la nueva cepa india fue inevitable y ya está confirmada en Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, Ecuador, México, Perú y Uruguay. A pesar de ser porcentualmente más contagiosa, no se ha confirmado que sea más letal ni resistente a las vacunas necesariamente.

Aunque sobre esto los científicos no han logrado estudiar demasiado aún, un estudio realizado por la PHE (Public Health England) -analizando más de 14.000 casos- arrojó que:

  • La vacunación completa con Pfizer-Biontech previene un 96% de las internaciones y reduce los síntomas en un 88% de los casos; y es también la que cuenta con más efectividad ante la variante Delta.
  • Por otra parte, la vacuna Janssen -conocida por requerir una única inoculación-, ha demostrado ser eficiente ante la variante Delta, y otras variantes ya circulantes. 
  • Astrazeneca, otra vacuna que se encuentra muy en la mira de los científicos. En el mismo estudio realizado por PHE se vio una eficacia del 92% de prevención de hospitalizaciones y una reducción del 66% de los síntomas. Pero lo más curioso es que tan sólo una de las dosis de esta vacuna puede alcanzar valores de 71% menos hospitalizaciones y 31% de reducción de los síntomas ante la variante Delta.

¿Tercera dosis?

Aunque para la OMS (Organización Mundial de la Salud) no hay evidencia científica de que sea necesaria una tercera dosis, en algunos países, ante el desafío que representa la variante Delta, con otras vacunas como Sinovac -que tienen menor porcentaje de efectividad- se ha planteado la posibilidad de inocular a la población con una tercera dosis. Y en este caso sería para Uruguay -donde la mayoría de la población ha recibido esta vacuna- con la de Pfizer. Además de las personas inmunodeprimidas que pronto estarán, en este mismo país, comenzando a recibir su tercera dosis. También en el vecino país, Brasil, se está estudiando la posibilidad de una tercera dosis con Astrazeneca con el mismo objetivo.