¿Cómo se celebra el Día de Muertos en México?

México celebra el Día de Muertos los días 1 y 2 de noviembre como una mezcla de tradicionales católicas e indígenas a lo largo de los años, teniendo como objeto principal la celebración de la muerte como un elemento más de la vida.

En estos días, aquellas personas y mascotas que se nos adelantaron regresan a compartir la comida, pláticas y otras experiencias con los vivos.

La actividad más conocida es la colocación de la ofrenda. Caracterizada con papel picado y cempasúchil, una flor que simboliza el camino que guía a las almas desde el Mictlán a casa, la ofrenda consiste en dejarle a los muertos sus platillos, bebidas y dulces favoritos para que puedan disfrutarlos a su llegada.

En algunos casos se incluyen también velas para iluminarlos y juguetes y otros objetos para que se entretengan, especialmente lo más pequeños. Cuando terminan estos días, la comida ya no debe tener sabor ni olor, pues los muertos ya se la comieron.

También lee : La fiesta más esperada de Uruguay

En algunos estados mexicanos, se tiene la costumbre de asistir a los panteones o iglesias donde se encuentran los restos de los familiares, dejarle flores y velas. Algunos pueblos indígenas incluso les llevan música y se quedan toda la noche acompañándolos y platicando con ellos.

En los últimos años, también se ha hecho costumbre realizar un desfile del Día de Muertos, especialmente en la Ciudad de México, la capital del país. Por él desfilan mariachis, bailarinas y músicos pintados de calaverita para hacer honor a La Catrina, uno de los íconos más representativos de esta fecha.

También se realiza un recorrido hacia el Teopankali, la Casa de los Altares, establecida en el Bosque de Chapultepec. En él, se presentan 12 ofrendas, diferentes homenajes a dioses indígenas y representaciones de calaveritas y xoloescuincles.

El cempasúchil es una flor cultivada en su mayoría en México, y al ser un producto natural también es costumbre adornar las calles del país con esta flor típica. Una de las principales actividades económicas de esta época es la Feria del Cempasúchil.

También se conoce el pan de muerto, un pan espolvoreado con azúcar que representa el círculo de la vida, los huesos y el cráneo de los muertos. Es uno de los resultados de la tradición católica de celebrar a los muertos. Otros alimentos típicos son las calaveritas, dulces en forma de cráneo de chocolate, arroz o azúcar.

Finalmente, el xoloescuincle o xoloitzcuintle, una especie canina radicada principalmente en México, también se celebra en estas fechas al ser representante del Dios indígena Xólotl, cuya función era guiar a las almas al Mictlán, el lugar de descanso eterno para las almas de los muertos.