Con 2010 en la memoria y un país aún sin reconstruir

En un verano donde el planeta parece descomponerse por decenas de catástrofes naturales en América, Europa y Asia, Haití un país aún sin reconstruir se ha convertido en el centro de todos los infiernos. 

Un país que desde el terremoto y el brote de cólera en 2010 no se ha recuperado, además ha vivido sumido en protestas y ataques de estado que han activado su inestabilidad política, la pandemia y tras el asesinato del presidente Jovenel Moïse en julio. El terremoto de magnitud 7.2 es el golpe más reciente al país. 

Si bien la memoria es un proceso de construcción, la memoria social tiene una memoria individual y colectiva que recuerda y olvida. Y los recuerdos de aquel terremoto activaron en la memoria de los residentes de Haití. 

Hasta el momento dos fuertes terremotos y varias réplicas han sumido al país en la tragedia que activo la memoria social de los residentes, pues los recuerdos de lo que sucedió en 2010 han vuelto, así lo confirma Naomi Werneus residente de Puerto Príncipe para el diario BBC. 

También lee : Así no

«Me desperté y no tuve ni tiempo de ponerme los zapatos. Vivimos el terremoto de 2010 y lo único que podía hacer era correr. Después recordé que mis dos hijos y mi madre estaban dentro todavía. Mi vecino fue y les dijo que salieran. Corrimos a la calle». 

El terremoto afectó principalmente las ciudades de Jérémie y Les Cayes, en el suroeste de la nación caribeña, pero también se sintió en la capital e incluso en República Dominicana, Cuba y Jamaica. 

En el país caribeño hay más de 724 muertos y 2.800 heridos, pero las cifras pueden seguir aumentando sin piedad ante el gran número de desaparecidos.