Conflicto de Tigray violento y causante de hambruna

Un violento conflicto que inició en noviembre 2020 entre el gobierno de Etiopía y las fuerzas militares en la región norteña de Tigray que hasta el momento ha dejado miles de muertos y más de 350.000 ciudadanos padeciendo de hambruna.

Sin embargo, hay que brindar un contexto del porqué está sucediendo todo esto en la región etíope, para lograr comprender los inicios de este problema que está dejando desolación y desesperanza en el desarrollo del suceso.

 Puntos fundamentales

Cómo se desató el conflicto armado

Todo empezó el 4 de noviembre  del 2020,  cuando Abiy Ahmed Ali anunció una ofensiva militar contra el Frente de Liberación Popular de Tigray.

El primer ministro justificó la avanzada acusando a las tropas de Tigray de atacar una base militar federal cerca de Mekele, la capital regional.

Desde entonces se han sucedido los enfrentamientos armados entre ambos bandos, con ataques aéreos ejecutados por el ejército federal.

Cuáles son los antecedentes del conflicto
Los acuerdos de paz entre Etiopía y Eritrea en 2018 no dejaron satisfechos al FLPT. (foto de GETTY IMAGES)

Durante décadas, el FLPT había sido un partido dominante en Etiopía, pero las cosas cambiaron en 2018 con la llegada al gobierno de Abiy.

Elegido como «líder reformista», el nuevo primer ministro acusó a funcionarios de antiguos gobiernos de corrupción y abusar de los derechos humanos, y expulsó a políticos clave del FLPT del gobierno central.

Abiy disolvió la coalición multiétnica que había gobernado el país hasta entonces y creó el Partido de la Prosperidad (PP), lo cual añadió más tensión política.

También lee: Lo que debes saber sobre la cumbre del G7

El FLPT se opuso argumentando que esta acción dividiría al país y se negó a formar parte de la nueva alianza.

Tampoco se mostraron satisfechos con el resultado de las negociaciones de paz entre Etiopía y Eritrea tras 20 años de guerra, considerando que habían pasado por alto sus intereses.

Las diferencias se agudizaron el pasado septiembre, cuando Tigray celebró elecciones regionales a pesar de que habían sido pospuestas por el gobierno federal a causa de la pandemia.

«El gobierno de Abiy no reconoció la legitimidad de las elecciones de Tigray, cortó relaciones y congeló los presupuestos federales», explica a BBC Mundo Ahmed Soliman, experto en Cuerno de África para Chatham House, un think tank con sede en Londres.

Qué tanta responsabilidad tiene Abiy Ahmed Ali en el conflicto

Abiy Ahmed Ali fue galardonado con el Nobel de la Paz en 2019 por sus esfuerzos para poner fin a 20 años de guerra entre Etiopía y Eritrea. ( foto de GETTY IMAGES)

Abiy Ahmed Ali fue galardonado con el Nobel de la Paz en 2019 por sus esfuerzos para poner fin a 20 años de guerra entre Etiopía y Eritrea.

Llegó al poder con ánimos de reformar, unificar y modernizar al país. Ahora está inmerso en un conflicto armado de difícil salida.

«Creo que ambos bandos han podido hacer más para evitar esta escalada, sobre todo en el último año. Se puede criticar que ninguno ha tomado una postura realmente dialogante», opina Soliman.

«Que el gobierno federal no reconociera las elecciones de Tigray y cortara su presupuesto no ha contribuido en las negociaciones», añade el académico.

Sin embargo, Soliman advierte que los problemas estructurales y divisiones políticas y étnicas que ahora afloran con el conflicto son producto de «situaciones históricas sin resolver durante años antes de la llegada de Abiy».

Ya conociendo de mejor manera el desarrollo de los antecedentes previos al conflicto tenemos que abordar las consecuencias del mismo.

Te puede interesar : Los niños: ocultos a plena luz

Cerca del 60% de las personas (5,5 millones de habitantes) de la región se hallan bajo una condición de inseguridad alimentaria aguda en Tigray y las zonas vecinas de Amhara y Afar. De ese universo, alrededor de dos millones están bajo un nivel de emergencia grave «que caerán en hambruna si no se toman medidas inmediatas».Según el informe, donde  participaron agencias dependientes de Naciones Unidas, como la Organización de la ONU para la Agricultura y la Alimentación (FAO), el Programa Mundial de Alimentos (PMA) y el Fondo para la Infancia (Unicef).

La situación alimentaria es catastrófica. Las personas han empezado a morir de hambre, señaló Tommy Thompson, coordinador de emergencias del PMA, considerado el mayor organismo humanitario de la ONU.

Resaltando que esta no es la primera denuncia que hace el organismo respecto a esta crisis. Pues el 1 de junio, la Organización de Naciones Unidas emitió un documento en el que advertía sobre la necesidad de atención humanitaria para un 91% de la población en Tigray.