Conservación del bosque nativo: Plantatón Uruguay

Tiempo de lectura estimado: 2 minutos

El próximo lunes se realizará una nueva jornada de Plantatón Uruguay. La actividad tiene como objetivo la plantación de 60 árboles nativos en la localidad de Castellanos (departamento de Canelones) y contará con la participación de alumnos de la Escuela N °44 y el municipio de San Bautista-Castellanos.

Plantatón Uruguay es una iniciativa conjunta de la Red Uruguaya de ONG’s Ambientalistas, con el Ministerio de Ambiente, el Ministerio de Ganadería, Agricultura y Pesca y el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo.

Fue lanzada en 2019, en el marco del Día Internacional del Ambiente, con el propósito de contribuir a la restauración de bosques nativos en zonas prioritarias para su conservación. Además, su propósito es la plantación de 10.000 árboles nativos y la recuperación de, al menos, 40 espacios rurales y urbanos en el período de 2019-2022.

Sus acciones buscan “sensibilizar y movilizar a la población y convocar a la sociedad civil y a los sectores públicos y privados, generando conciencia ciudadana sobre el valor ambiental, cultural, social y económico del bosque nativo”.

Importancia del bosque nativo 

Según la Sociedad de Productores Forestales “la pérdida de la vegetación natural influye indirectamente en la pérdida de hábitat y de especies, de valores culturales y estéticos, de recursos forestales y de fertilidad del suelo. También contribuye al incremento de la erosión y a la emisión de gases de efecto invernadero”.

Aquí algunos de los motivos por los que es necesario preservar los bosques nativos [Ceibal]:

– Abastece a las fuentes subterráneas de agua, que a la vez aseguran el flujo continuo de los cursos de agua de los que dependen tanto la población, como la producción agropecuaria, industrial y los servicios.

También lee : Conservación del bosque nativo: Plantatón Uruguay

– Conserva los márgenes de los ríos y arroyos.

– Constituye uno de los hábitats fundamentales para numerosas especies de la fauna nativa que aseguran el equilibrio ecológico tanto de los ecosistemas naturales como de los agroecosistemas de los que depende en gran medida el sector productivo del país.

– Retiene carbono atmosférico y su conservación implica, por consiguiente, una contribución para mitigar el problema del efecto invernadero.

– Es parte del paisaje nativo, lo que abre grandes posibilidades en materia de desarrollo turístico.

– Tiene un valor potencial en materia de productos alimenticios (fruta, miel, carne, etcétera), medicinales e industriales (taninos, esencias, etcétera).