El segundo año de pandemia

El segundo año de pandemia, la idea de salir es la más deseada entre todos, pero mientras tanto hay que vivir en ella, la cultura no es la excepción.

Varias instituciones tuvieron que cambiar su forma de trabajar como también muchas personas modificaron su estilo de vida.

En este caso, la cultura fue seriamente golpeada. Los cierres de los lugares y la baja laboral, llevaron a que existiera una clase de “crisis” dentro de lo que podríamos decir el “espacio necesario”.

También lee : El poder se diluye ante las urnas

Podríamos llamar el “espacio necesario”, ya que dentro de las diferentes formas de expresión hay un pedacito de historia.

Creer que la cultura, en cualquiera de sus expresiones, no tiene peso en la sociedad, es un tanto intolerable, ya que es parte de lo que la humanidad es, es el registro también de que existió algo atrás de nosotros.

Informe de la ONU

El informe realizado por la agencia de la Organización de las Naciones Unidas para la cultura indicó que los cierres provocaron un descenso de los visitantes y un aumento de pérdidas económicas.

El estudio que se publicó hace unos días atrás plantea que el cese de las actividades causó “un descenso medio en la asistencia de un 70% y una caída en los ingresos de entre el 40 y el 60% en comparación con 2019.”

Por parte de la UNESCO se consideró que es “alarmante” esta situación.

También se mencionó sugerencias que se podrían tomar:

→           Es necesario proporcionar plataformas para que el sector de los museos continúe el diálogo sobre los efectos de la COVID-19 y garantizar la cooperación entre estas instituciones a nivel internacional.

→           Los museos deben recibir apoyo financiero de las administraciones públicas durante este difícil periodo y prepararse para el futuro.

→           Hay que apoyar a los Estados miembros en la elaboración de las medidas más adecuadas en favor del sector museístico, especialmente en lo que se refiere al desarrollo de las capacidades, la consideración del papel social de los museos y el desarrollo digital, enfocado a todas las regiones del mundo, y especialmente a aquellas en las que la red de museos es todavía frágil.