EE.UU termina de salir de Afganistán en medio de atentados

Luego de los atentados perpetrados por el Estado Islámico la semana pasada, de un nuevo bombardeo en el aeropuerto de Kabul, y tras el comunicado que el Departamento de Defensa de Estados Unidos emitió el día de ayer, en el que señalan un compromiso por parte de los talibanes para permitir la salida de personas de Kabul, siempre y cuando estas cuenten con documentos de viaje, Estados Unidos se retira de Afganistán, luego de dos décadas de guerra.

“Después de 20 años de guerra, el país está en manos del talibán”, así titula el New York Times la noticia de la salida de Estados Unidos de Afganistán. Tras dos décadas de invasión, y dado al espiral de violencia de los días recientes, el último avión militar despegó del puerto aéreo de la capital afgana. Según la información divulgada por el diario estadounidense, cerca del aeropuerto se encontraban cientos de personas esperando a ser evacuadas, mientras que el talibán trataba de mantenerlas a distancia.

También lee; Lacalle molesto por cánticos durante acto del Día de la Independencia

Según un portavoz de la Casa Blanca, 1.200 personas dejaron Kabul en las últimas 24 horas. Sin embargo, alrededor de 100.000 personas quedaron atrapadas en el país bajo el régimen talibán. Ante los hechos, Zabihullah Mujahid, uno de sus voceros, escribió en su cuenta de Twitter: “Nuestro país ha alcanzado total independencia, gracias Dios”.

¿Qué ha pasado en los últimos días?

El pasado jueves, en medio de las dramáticas operaciones de evacuación, se registró una serie de atentados suicidas cerca al aeropuerto de Kabul. El Estado Islámico, por medio de su brazo en Afganistán, el ISIS-K, se adjudicó la responsabilidad del ataque en el que murieron 13 militares estadounidenses y otros 18 resultaron heridos, según reveló el Pentágono.

Washington  calificó el hecho como una provocación a la que respondió el pasado viernes con un bombardeo contra objetivos de alto perfil del ISIS-K. Según el portavoz del Comando Central de EE. UU., el ataque fue aprobado por el presidente Joe Biden y ordenado por el secretario de defensa Lloyd Austin; el ataque se llevó a cabo con drones contra un “estratega” del grupo terrorista.

El lunes 30 de agosto, según testimonios, por lo menos cinco cohetes fueron disparados contra el Aeropuerto Internacional Hamid Karzai de Kabul. Según los testigos, los cohetes fueron disparados desde un automóvil y apuntaban hacia el aeropuerto. Sin embargo, el sistema de defensa C-RAM, que usa una ametralladora para destruir el fuego entrante en el aeropuerto, se activó de inmediato y pudo interceptar los proyectiles.