El arte callejero perdió su esencia con el artista contemporáneo Bansky

Lo que inició como un grupo anónimo de contracultura se transformó en un producto comercial dentro del sistema.

El Street Art o arte callejero nace en respuesta en contra a lo ya establecido en la sociedad. Los y las que se dedican a este tipo de arte muchas veces son perseguidas por los policías, deben ocultar su identidad y reciben el rechazo de algunos que declaran su obra como un acto vandálico.

Las pinturas e intervenciones hechas por los artistas aparte de contener criticas sociales contiene una estética visual, resaltando la obra, pero no siendo ajena del paisaje.  Su lenguaje visual tiene la posibilidad de moldear y transformar la cultura. Cabe destacar que en sus principios el arte callejero no tenía que ver con un sistema en específico, sino con un modo de pensar.

Con la llegada de Bansky el arte vandálico y disruptivo,  se transformó llevándolo a una nueva dirección. Se comenzó a  comercializar y tomar características propias de cualquier otro consumo masivo, se transforma en un producto industrial, se vulgariza, ya que la homogeneidad es la vulgarización a las masas y su arte fue estandarizado, como lo plantea el filósofo Walter Benjamín.

También lee : “Spider-Man No Way Home” rompe toda expectativa y lo lleva a un siguiente nivel

El Street Art pierde su esencia porque este arte nace como ruptura, era una práctica de resistencia saliéndose de los límites encasillados, pero se logra moldear por la cultura establecida, se despoja de su aura y  se establece como parte de la sociedad.

Por otra parte, el alcance que tiene hace que más personas adopten las críticas sociales, pero a la vez nuevamente se encuadra en la sociedad. Teniendo el ejemplo de la contradicción de Bansky: un artista antisistema generando millones y triunfando en el sistema.