El carácter de los uruguayos en pandemia

No se puede negar que la covid-19 ha afectado nuestras vidas en innumerables aspectos, ya sea mental, física o afectivamente. La cuestión en la que propongo indagar es el carácter. ¿La pandemia  ha calado tan hondo hasta el punto de cambiar el carácter de los uruguayos?

En lo personal, como estudiante de Comunicación, debo realizar cortos documentales; lo cual implica estar en un estrecho contacto con la sociedad y sus problemáticas.

Con el objetivo de investigar el posible cambio, con mi grupo desarrollamos entrevistas audiovisuales y una serie de juegos con personas al azar: series del clásico “piedra, papel o tijera” o un simple golpe de puños que daba como recompensa un caramelo. 

El 12 de junio de 2021, comenzamos la grabación. Recorrimos la rambla del Parque Rodó y las principales calles de la Avenida 18 de Julio para poder captar un amplio público.

Respecto a las entrevistas realizadas, algunas indicaron que el uruguayo tiene tintes depresivos y un aire desesperanzado desde hace muchos años. Sin embargo, otras indicaron lo opuesto. Alegre, festivo, solidario y cercano, fueron algunas de las cualidades mencionadas.

A su vez, un gran porcentaje de participantes coincidieron en que la pandemia está cambiando el carácter de una forma negativa, lo cual esperan que solo sea momentáneo.

Algo a lo que apuntaron las voces de las entrevistas, es a la sensibilidad y el miedo al contacto producido por la covid. A la hora de poner en práctica los juegos lo pudimos comprobar: muchas de las personas se alejaban rápidamente y se negaban sin saber de qué se trataba, otros rechazaban los caramelos con muestras de desconcierto, en especial los adultos mayores.

Pese a esto, nos encontramos con la agradable satisfacción de coincidir con numerosas personas que se mostraban llenas de alegría al ver la dinámica que poníamos en práctica. Sonrisas y agradecimientos completaron la extensa jornada de grabación. 

En mi opinión, la covid además del peligro a nivel de salud que implica, está generando en muchas personas un pánico frente al otro, lo cual es esperable frente a la facilidad del contagio. El problema recae en que la fobia frente a un desconocido puede acabar mal para ambas partes. Creo que puede llegar a ser un asunto de suma gravedad en el futuro, si se evita hablar de ello. 

Con un carácter más asustadizo y desconfiado en el uruguayo, aún se puede ver la alegría que produce un simple gesto como el de acercarse a jugar y dar un pequeño regalo. El carácter de siempre está allí, solo un poco escondido por el miedo que ha acarreado la situación global actual.

No puedo evitar mirar con esperanza a las vacunas en proceso de distribución, con la necesidad y el deseo de poder volver a una normalidad más afectiva y social, donde la covid ya no reine nuestros días.   

Ahora es tu turno: ¿tu carácter ha cambiado?