El detrás de cámara en Uruguay

La industria audiovisual viene en alza en Uruguay, con producciones de alto nivel que triunfan tanto nacional como internacionalmente. Estudios como los de CERES, indican que es un país con gran potencial y rentabilidad en esta área. Incluso, durante el 2020, se posicionó como sitio de elección para muchas producciones, ya que en otros países se vivieron situaciones de mayor restricción frente a la pandemia.

Según los estudios de CERES, existen alrededor de 460 empresas vinculadas al audiovisual en el país. A su vez, en los centros de estudios referentes a esta área también se apuesta a realizar producciones. La Facultad de Información y Comunicación es un ejemplo de ello: continuamente se ve envuelta en proyectos entre alumnos y docentes que resultan enriquecedores tanto profesional como personalmente.

Sin embargo, aún continúa siendo un terreno un tanto inexplorado. Quizás por falta de información. La cuestión es: ¿qué ocurre a la hora de intentar ingresar al mercado laboral?

También lee : Miss Universo 2021: ¿cuándo y dónde ver la ceremonia?

Como estudiante de Comunicación, dedicada a la orientación audiovisual, puedo señalar sin miedo a la equivocación que es un sector donde realmente debes tener amor por este trabajo. Si bien lo recomendable es tener ese amor y/o pasión en el trabajo que sea, en esta área se necesita en demasía; y en especial al comienzo de tu carrera profesional donde hay que crearse y ganarse un lugar.

Existen fondos a los cuales concursar para lograr financiar tu proyecto, y otras ayudas que fomentan la creación de producciones nacionales. Sin embargo, como ya señalaba, a nivel personal siento que aún se necesita una mayor difusión y espacio para mostrar las habilidades de cada profesional; como también mayores instancias de práctica.

Muchos estudiantes no están al tanto de la existencia de tales fondos, por señalar algún aspecto de tal desinformación.

Por otro lado, no es nada raro encontrarse con un compañero que esté pensando dónde podría conseguir un trabajo en lo audiovisual, y lo piensa con miedo al futuro. Una realidad es que muchas veces se ingresa al mercado laboral por medio de contactos, lo cual puede generar dificultades.

Por ello, es que se necesita mucho amor, paciencia, resiliencia y mucho trabajo de ensayo y error. Sin olvidar el trabajo en equipo, que seguramente te estresará, pero lo extrañarás luego. Las producciones audiovisuales llevan mucho pienso, etapas de larga duración y mucha investigación.

Se podrá volver un caos en muchos momentos, pero a la hora de encender la cámara, o a la hora de entrar a un estudio, sabemos que la magia de lo audiovisual opaca todos esos días y noches de frustraciones e incertidumbres. Una magia que no todos pueden sentir, solo los que de verdad amamos esta carrera. Una vez que la sientes, sabes que no existe otro trabajo que pueda darte esa misma felicidad.

En lo personal, que trabajo en otro rubro y también estudio, me ha tocado tener que asistir a filmaciones sin dormir o comer, y aún así decido quedarme aún cuando no se me necesita. Solo para sentir esa magia y conseguir más práctica. En esos momentos te das cuenta de que estás estudiando lo correcto. Tan solo es la reflexión de una estudiante más.