5 debilidades del Home Office

Tiempo de lectura estimado: 2 minutos

El home office se estableció como la alternativa preferencial en tiempos pandémicos. El principal beneficio de esta modalidad se estableció en relación a guardar las distancias, así como también evitar la movilización y el aglomerado de personas. Sin embargo, la gran mayoría de los argentinos prefieren volver a sus lugares de trabajo. Analizamos las causas.

La falta de contacto con los colegas se establece como la principal causa por la cual surge en los trabajadores el deseo de regresar a sus espacios de trabajo. Es en el ámbito laboral donde las personas transcurren buena parte de su tiempo. Es así que este espacio se convierte en uno de los principales focos de socialización. Según los datos arrojados por el estudio de la Consultora Randstad “Workmonitor” esta problemática afecta en mayor medida a los empleados jóvenes, pertenecientes al rango etario de entre 18 y 24 años. 

Las dificultades tecnológicas ocupan el segundo puesto en relación a los aspectos negativos del teletrabajo. Los trabajadores luchan contra la falta de dispositivos adecuados para realizar sus tareas y con conexiones inestables a Internet. Por otra parte, el uso compartido de dispositivos también dificulta el correcto cumplimiento de las responsabilidades laborales en tiempo y forma. 

También lee: Día de la bandera argentina

El espacio físico también juega su rol a la hora de realizar tareas desde casa. La ausencia de un lugar separado a convertir en una especie de “oficina” provisoria impide la adecuada concentración de las personas. Las complicaciones se acentúan más aún cuando los convivientes deben compartir el mismo espacio de trabajo realizando tareas distintas. Por otra parte, el cuidado de los niños dentro del hogar desfavorece la construcción de un ambiente de trabajo adecuado.

La dificultad para encontrar un equilibrio entre la vida laboral y personal es una preocupación presente en estos tiempos. A diferencia de tiempos pasados cuando podíamos desconectar con el trabajo al terminar nuestra jornada laboral y retirarnos de nuestros espacios laborales, las barreras entre la vida privada y el trabajo se vuelven difusas. La flexibilización de los horarios de trabajo puede generar una falta de desconexión que origina una sobrecarga laboral al encontrarnos siempre disponibles. 

Los problemas físicos por una postura de trabajo incorrecta se posicionan como otra de las dificultades más mencionadas entre los trabajadores. Los largos períodos sentados, sin equipamiento adecuado  pueden generar lesiones en el cuello y espalda.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *