El increíble mundo de los parásitos

Cuando pensamos en los parásitos, generalmente tenemos una imagen negativa. Incluso hay veces en las que la palabra “parasito” hace referencia a personas que depende de otros, y para así no trabajar. Pero si ponemos atención en el mundo, no podemos culpar a los parásitos, ya que, han mantenido un lugar importante durante un largo tiempo evolutivo.          

¿Qué son los parásitos?

Los seres humanos viven en estrecha relación con otros seres vivos, algunos seres vivos con otras especies y hay unos tantos que viven dentro del cuerpo de otros. Es así como, cuando dos seres vivos que conviven y se benefician, obtienen el nombre de “simbiosis”, mientras que cuando solo uno se beneficia del otro, el beneficioso se llama “parasito” y el no beneficioso es llamado “huésped”.

Si esta definición es cierta, se les llamaría parásitos a las bacterias que habitan en nuestro cuerpo, sin embargo, estos microorganismos no lo son. Ya que, al menos una eucariota con membrana nuclear se considera parasito.

También lee : Un pequeño chip alteró el mercado americano después de la pandemia

¿Cuántas especies de parásitos hay? La mayoría de los seres vivos tiene parásitos en su organismo, el cuerpo o la epidermis. Además, existen organismos que parasitan a parásitos, incluso muchos parásitos que aún no han sido descubiertos. Es por esto por lo que los científicos no tienen un número exacto de cuantos existen, pero se estima que el número de especies de organismos parásitos es más grande que al de organismos no parásitos.

Parásitos y huéspedes

Los parásitos normalmente no hacen algo que dañe al huésped, ya que, si el anfitrión muere su propia vida corre peligro. Por lo tanto, los parásitos han usado a los humanos como huéspedes durante mucho tiempo, como lombrices intestinales y oxiuros, los cuales no causan gran daño al cuerpo humano.

Pero la historia cambia cuando el anfitrión es un anfitrión intermedio en lugar de ser el anfitrión final, ya que, si el huésped final es un hogar para la vida de los parásitos, el huésped intermedio se vuelve una residencia temporal, por lo que a menudo terminan siendo dañados. Un ejemplo de esto es la malaria, cuyo huésped final es el mosquito, pero los seres humanos son intermediarios, lo cual, causa la muerte de miles de personas cada año.

Parásitos y sistema inmunológico humano

Gracias al rápido desarrollo de instalaciones sanitarias en tiempos modernos, la tasa de infección por parásitos ha ido disminuyendo. Además de que se produjo un cambio brusco en que los parásitos desaparecieron de manera repentina en nuestro cuerpo, por lo que, nuestro cuerpo no ha podido adaptarse, provocando problemas

Nuestro cuerpo ha evolucionado para mantener saludable al sistema inmune solo con un cierto número de parásitos. Por lo tanto, si no hay parásitos, se ataca al objetivo equivocado, provocando una pelea interna.

Actualmente se investiga el uso de parásitos para tratar enfermedades autoinmunes como alergias o asma. Ya que no se multiplican en nuestro cuerpo, por lo tanto, no causan enfermedades y posteriormente pueden eliminarse con medicamentos.