¿Encontramos al Paciente Cero?

Tras dos años del comienzo del hito mundial que cambió la vida de todos y el día a día de toda sociedad, se habla del hallazgo del paciente cero, una investigación incesante por encontrar a la primera persona que comenzó con la cadena de contagios.

Michael Worobey, un científico de la Universidad de Arizona del Departamento de Ecología y Biología Evolutiva, ha dedicado una investigación minuciosa de los eventos cruciales que tuvieron lugar en China entre diciembre de 2019 y enero de 2020.

Según sus datos, la línea de tiempo de investigación de la Organización Mundial de la Salud sería errónea. Sugirió que el primer paciente conocido que enfermó de COVID-19  podría ser un vendedor del gran mercado de animales de Wuhan, no un contable que vivía a millas de allí como había indicado la organización.

También lee : Día Mundial de la Enfermedad Pulmonar Obstructiva Crónica EPOC

Para el científico, la mitad de los primeros casos están relacionados con un lugar del tamaño de un campo de fútbol, en una ciudad de once millones de habitantes, siendo un patrón indiscutible para considerar el comienzo del brote en el mercado de animales más cercano.

Desafortunadamente, una de las causas que dificulta comprobar la veracidad de estos hechos es que no se ha podido examinar ningún animal vivo del mercado de Wuhan para detectar virus relacionados con el nuevo coronavirus.

Incluso, el virólogo añadió como argumento a la teoría que:

“Dado que las autoridades sanitarias alertaron sobre casos de una enfermedad sospechosa vinculada al mercado a partir del 30 de diciembre de 2019, se habría introducido un sesgo que condujo a la identificación de más casos en ese lugar que en otros, centrando la atención en él.”

A pesar de ser un tema que ya ha entrado en materia del pasado, conforme a que muchos países han avanzado a nivel de crisis sanitaria y vacunación, el hecho de estar cada vez más cerca del paciente cero ofrece una mejor perspectiva y además, poder encontrar mejores soluciones como propuestas para futuras vacunas y medios que faciliten la lucha contra el virus.