Estados Unidos vuelve a abrir sus fronteras estimando crecimiento económico

Tras la apertura de las fronteras de esta semana de Estados Unidos, se han  bienvenidas, encuentros y momentos emotivos entre amigos, familias y conocidos de diferentes partes del mundo, sobre todo en los países más afectados por este cierre de fronteras desde el comienzo de la pandemia como son México, Canadá y algunos países de Europa.

Después de casi dos años seguidos del cierre de fronteras para muchos países a causa del coronavirus en Estados Unidos, los aeropuertos y límites fronterizos han sido los escenarios para reuniones emotivas y el comienzo una vez más para la industria de viajes.

También lee : La fiesta más esperada de Uruguay

Este hecho ha tenido un efecto positivo, no solo para el reencuentro de muchas personas separadas por diferentes razones migratorias, sino también para el turismo y las aerolíneas diezmadas por la pandemia.

Sin embargo, la entrada al país norteamericano requiere de una serie de requisitos de acuerdo al país de origen, entre ellas, la más básica ya para la sociedad actual de estar vacunados o hacerse una prueba reciente de COVID-19 que indique negativo.

De igual forma, a los ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes siempre se les permitió el ingreso al país, por otro lado, las prohibiciones y restricciones de viaje y migración afectaron a los turistas, viajeros de negocios y por supuesto, separaron familias.

Incluso, después de casi dos años de restricciones, los restaurantes y centros comerciales de ciudades fronterizas entre Estados Unidos y México cayeron drásticamente, al menos un 75% de los negocios ya antes conocidos hoy en día han sido desalojados por la falta de comerciantes y público, el cual se basaba especialmente en turistas que frecuentaban el cruce entre países.

Asimismo, la alcaldesa de Tijuana, Monserrat Caballero; y el alcalde Todd Gloria de San Diego llaman este hecho como una “reunión de países vecinos”, con la esperanza de incentivar e impulsar positivamente el crecimiento en el área comercial en las ciudades fronterizas.

Se estima que, a través de esta medida  no solo favorezca a la población en general de los países vecinos, sino también resurja el comercio y la actividad económica que por la situación de pandemia, pese a disminuir en gran escala y afectar la economía del país norteamericano, pueda emerger nuevamente.