“Éxodo argentino: la juventud en busca de un futuro mejor”

En Argentina, varios sectores deciden ir a vivir fuera del país, siendo los jóvenes el predominante. Empujados por la crisis económica y la incertidumbre que la pandemia acentuó, muchos ven un mejor futuro fuera del país.

Las imágenes más frecuentes de los últimos años han sido del Aeropuerto de Ezeiza, con jóvenes y familias enteras que dejan su hogar para buscar mejores oportunidades.

Según los últimos datos publicados por la ONU, 1.013.414 argentinos han emigrado, lo que representa el 2,26% de la población del país. La emigración femenina representa el 51.63% del total de emigrantes y es superior a la masculina que es el 48.36%.

Los principales destinos de los argentinos son España, donde van el 25.65%, Estados Unidos, el 21.24% y Chile, el 7.18%.

También lee : “Sextorsión”, el lado oscuro de internet

Todo pareció colapsar con la pandemia que, según datos oficiales, derrumbó la actividad económica, donde se marcó una contracción del 10%. La inflación es muy elevada (38,5% en los últimos doce meses), la moneda no para de devaluarse y cuatro de cada diez argentinos viven en la pobreza. 

Pero no sólo son esas las razones por las cuales los jóvenes deciden irse de Argentina, sino también por la falta de oportunidades sobre todo los que recién terminan una carrera o no tienen experiencias previas.

“Es dramático que nuestro país no le de una posibilidad de futuro a nuestros seres queridos. En 2001 había un viejo chiste que decía que la salida de este país era Ezeiza y aún sigue vigente» manifestó Juan Tesone, psiquiatra y miembro titular de la Asociación Psicoanalítica Argentina, al diario MDZ.

La decisión de irse no es algo que se tome a la ligera ya que detrás de eso quedan los sentimientos hacia la familia que se queda y la pertenencia hacia el país que los vio nacer, junto con todos los recuerdos vividos en el mismo.

Pero al no haber tantas opciones ni oportunidades en Argentina, la mayoría prefiere buscar un mejor camino en otros países principalmente en Europa, dejando toda una vida atrás.

«Duele dejar la Argentina. Cuesta mucho soltar a la familia. Es difícil levantarte y no tomar un mate con tu mujer, saludar a los vecinos o salir por tu ciudad. Espero que mi tierra me perdone y que pueda volver, pero para encontrarme con otra cosa, no la realidad de hoy» contó Lisandro Masetti, un sanfrancisqueño que decidió emigrar a Suiza, para el diario “La voz de San Justo”

Esta es la realidad de muchos jóvenes en Argentina, que, buscando un nuevo camino y un futuro esperanzador, deciden tomar otros rumbos fuera del país que lo vio nacer y crecer.

Para muchos es una situación dolorosa, pero para poder crecer y madurar hay que buscar en otros lugares, aunque eso impliquen 10.000 kilómetros de distancia.