«Good On You»: la aplicación de moda sustentable que se viralizó en TikTok

La aplicación Good On You comenzó en el 2014 con la intención de generar conciencia sobre la industria textil y los efectos que tiene en el medio ambiente. Sin embargo, la usuaria @reaniesmalley hizo viral un video en TikTok donde mostró la app y expuso marcas dedicadas al Fast Fashion y que poseen malas evaluaciones.

Good On You, según su página web, busca generar un impacto real con la habilidad de elegir y recompensar aquellas marcas que son responsables con lo que producen y venden para crear una industria más sustentable y justa. El 2019 comenzaron a colaborar con la actriz Emma Watson, quien declaró que “tenemos tanto poder para cambiar el mundo con solo tener cuidado con lo que compramos”.

Activistas, profesionales de la moda, científicos y escritores se dedican a calificar marcas con respecto a que tan éticas son bajo los siguientes criterios: trabajo de obra (personas), medio ambiente y abuso animal. Con ese análisis, la aplicación evalúa con estas cinco calificaciones:

  1. We avoid” – Evitamos
  2. Not good Enough” – No es suficiente
  3. It’s a start” – Es un comienzo
  4. Good” – Bien
  5. Great” – Estupendo

Las consecuencias del Fast Fashion

El Fast Fashion o moda rápida consiste en enormes volúmenes de ropa que son producidos por la industria textil para satisfacer las tendencias y fomentar un alto nivel de consumismo. “Se sigue este modelo de producción donde se fabrican prendas con materiales de baja calidad para asegurar un precio barato, por lo que incluso podríamos hablar de ropa prácticamente desechable”, explicó Greenpeace en su página oficial.

Además de ello, se caracterizan por tener pésimas condiciones laborales en países como India, Malasia, Bangladesh, China, Sri Lanka y Camboya, con salarios mínimos y explotación laboral de 14 a 16 horas diarias, incluso en niños.

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) constató que la industria de la moda aporta con el 10% de las emisiones de gases de efecto invernadero y el 20% de las aguas residuales. Además, se producen aproximadamente 62 millones de toneladas de ropa, de la cual el 85% termina en basurales y vertederos.

Directora ejecutiva del Centro de Estudios de New Standard Institute, Maxine Bédat, habló con Vogue y manifestó: “Sabemos cuáles son los retos, las soluciones están ahí. Hay una posibilidad real de hacer estos importantes cambios dentro de la industria”. Pero, ¿cuáles son estos cambios? 

Pensamiento circular y moda vintage

Los movimientos medioambientalistas y animalistas están cada día más latentes y son múltiples las formas de cooperar desde el hogar. La industria de la moda también ha buscado maneras de reinventarse para ser más sustentable y amigable con el planeta. 

Una de estas alternativas es el pensamiento circular, el cual aplica para diferentes tipos de reciclaje, pero en la moda se refiere a la reutilización de telas y materiales para la creación de nuevos productos, en lugar de desecharlos.

Por otra parte, dentro de las últimas tendencias está el thrifting o moda vintage, que consiste en la compra o reutilización de prendas de segunda mano. Según la revista Elle existen cinco razones principales por las cuales se debería seguir esta práctica: son piezas atemporales, únicas y de calidad; es eco-friendly; son prendas que contienen historia; es más económico y existe un universo de posibilidades para los amantes de la moda. 

La compra de “ropa usada” ya no solamente es algo que se hace presencialmente, sino que también online. Depop es una de las aplicaciones donde las personas pueden comprar y vender prendas, y “se conecta para hacer que la moda sea más inclusiva, diversa y menos derrochadora”.