Impacto de la era digital y sus peligros

Internet es una de las poderosas herramientas que puede servir para abrir las puertas al maravilloso mundo del conocimiento y la interconexión que trasciende fronteras y barreras de todo tipo. Pero también permitie el acceso a un mundo mucho más oscuro, en el que los niños y adolescentes, sin control parental ni asesoramiento, están expuestos a diferentes peligros.

En la actualidad, el 25% de los jugadores de videojuegos on-line son menores de edad y pasan casi 18 horas semanales jugando. ¿Saben realmente los padres qué están haciendo sus hijos cuando juegan on-line o están en las redes sociales?, ¿A qué tipo de juegos dedican su tiempo?, ¿Con quién están jugando y chateando?, ¿Están los niños y adolescentes haciendo un buen uso de la tecnología?

Las redes sociales se han convertido para ellos en una manera muy normal de relacionarse,  expresarse, de explorar y de conocer el mundo, pero el hecho de que los menores pasen tanto tiempo en redes sociales tiene consecuencias para su salud mental. El problema puede estar en la falta de criterio para diferenciar el mundo idealizado del plano virtual del mundo real, lo que lleva a comparaciones y a problemas de autoestima.

Se ha demostrado que el uso de redes sociales por chicos jóvenes está muy vinculado a la depresión. Y puede aumentar su exposición a numerosos riesgos como el ciberacoso o contenidos inapropiados o dañinos para su edad. Resulta difícil llevar un control de las cosas que  los hijos o hijas escriben por un chat dentro de la interfaz del juego, y resulta aún más difícil controlar lo que leen.

También lee : Día Mundial de la Seguridad del Paciente

Entonces, ¿qué se puede hacer en este caso? Informarse y observar. Buscar información en Internet sobre el videojuego y aquello que dicen sobre su comunidad de jugadores. Puede resultar que un juego sea el adecuado para su edad por sus características, pero tener una comunidad bastante hostil.

Google puso en marcha “Family Link” en 2017, aunque su uso no se incluyó de forma nativa en Android 10 hasta 2019. Se divide en dos aplicaciones, una para los padres, que se instala en sus teléfonos, y otra para los dispositivos de los niños. Sus funciones pasan por restringir contenidos, sitios web y aplicaciones, administrar los tiempos de pantalla, localizar teléfonos mediante GPS y descargar aplicaciones educativas de Play Store con permiso previo de los tutores.

Para poner en marcha este sistema, los padres tendrán que hacer una cuenta de Google a sus hijos y matizar que son menores, y que esa cuenta va asociada a la de un adulto. Desde ese momento, el terminal queda asociado al niño con todas las restricciones que decidan los padres, pero sin que ellos aparezcan o sus datos, fotos, mails o calendario se sincronicen con el terminal.

Como curiosidad, Google pregunta en el momento de crear la cuenta qué quieren hacer con los datos de uso cuando el menor cumpla 18 años: destruirlos o que formen parte de su pasado digital.

En el caso de Apple, su sistema de control parental se llama “En Familia”. Se puso en marcha con un fin puramente comercial. Que las familias compartieran suscripciones de música, fotos, iCloud o series, pero con el tiempo se ha convertido en una poderosa arma para controlar el uso de los iPhone y iPad. Los padres también crean una cuenta para sus hijos y detallarán que son menores y que van asociados a su usuario.

Decidirán si quieren compartir con ellos alguna de sus suscripciones y si validarán o no, las apps que se descarguen. También sirve para localizar a los menores si utilizan el móvil solos fuera de casa. Se trata de que los pequeños tengan su propio usuario en los dispositivos que sus padres les permitan utilizar y que tengan las restricciones adecuadas a su edad.

El control parental no solo puede limitarse a unas cuantas restricciones digitales, también es necesario pasar con ellos tiempo junto a esos dispositivos y enseñarles el entorno, potenciar juegos de los que puedan aprender algo, música, videos creativos… Los menores son hijos de su tiempo, igual que lo fueron sus padres. Muchos se pasaban las horas muertas jugando al PC Fútbol o a los Sims, a ellos les toca jugar a Toca Boca, Roblox o ver TikTok. Ley de vida.