La guerra por el control territorial de Arauca

Arauca es un departamento petrolero y agropecuario donde hace décadas se hizo fuerte el Frente de Guerra Oriental del Eln.

El Ejército de Liberación Nacional es la fuerza ahora desafiada por el Frente 10 de las disidencias, que ocupó espacios dejados por las antiguas Farc y que se financia principalmente con extorsiones, secuestros y tráfico de drogas.

La guerra que se recrudece en la frontera colombo-venezolana no solo azota Arauca, en Colombia también el sector de Apure en Venezuela.

Ambas fronteras viven prácticamente la misma cara de una sola moneda: la violencia registrada en los enfrentamientos entre el ELN y las disidencias de las Farc que habrían dejado 24 personas muertas, según el funcionario Juan Carlos Villate.

Tambien lee : Suspenden a un agente policial por participar en un triple crimen

Según la periodista venezolana Sebastiana Barráez, el primer tiroteo, se inició del lado venezolano, en Tres Esquinas, localidad en la que 6.000 personas fueron desplazadas en marzo del año pasado tras enfrentamientos entre grupos ilegales y las fuerzas militares venezolanas.

El continuo deterioro de las condiciones de seguridad en la zona había sido advertido a raíz de la confluencia de los intereses de la disidencia del Frente 10, al mando de Gentil Duarte; la Segunda Marquetalia, así como del ELN y las fuerzas estatales venezolanas.

El Gobierno colombiano denuncia constantemente que los miembros de ambos grupos ilegales se refugian del otro lado del río Arauca, que marca la frontera con el estado venezolano de Apure.

La crisis humanitaria actual vuelve a encender las alarmas, por su parte el presidente, Iván Duque, ordenó ayer el envío de dos batallones del Ejército al departamento de Arauca para hacer frente a la violencia.

Mientras los Organismos internacionales y defensores de derechos humanos han expresado en las redes sociales su preocupación por la violencia en Arauca, un departamento al que nunca llegó la paz.