La NASA explorará asteroide compuesto aparentemente de níquel y hierro

La NASA anunció el lanzamiento de la misión orbital Psyche en verano, que consiste de un viaje de 450 millones de kilómetros hasta un asteroide del mismo nombre y también conocido como 16 Psyche o Psyche 16.

El asteroide orbita el Sol entre Marte y Júpiter, entre 378 y 497 millones de kilómetros de la primera estrella y es considerado un “mundo inexplorado”.

En la tierra, se puede apreciado el asteroide como “una mancha borrosa” si se observa desde telescopios. De acuerdo con la agencia, “tiene forma de una papa y gira de un lado”.

De acuerdo con la página oficial de la misión, el asteroide podría ser el núcleo expuesto de níquel y hierro de un planeta primitivo. Tiene un diámetro de más de 200 kilómetros. Su riqueza metálica representaría hasta 10 veces la economía global.

La nave tiene un tamaño de 3.1 metros por 2.4 metros, y cuenta con sistemas solares que le permitirían acumular energía eléctrica solar. Se ve su lanzamiento en agosto desde el Centro Espacial John F. Kennedy a bordo del cohete Falcon Heavy, de Space X.

Para octubre, la nave se separará y se dirigiría al asteroide. En mayo de 2023 pasaría por Marte para un “empujón gravitatorio”. Llegará al asteroide entre diciembre de 2025 y enero de 2026, permaneciendo 21 meses estudiándolo. A través de cámaras manipulados por ingenieros.

El cierre de la misión se prevé entre noviembre de 2027 y agosto de 2028.

Su exploración puede ser de ayuda para comprender la formación de nuestro sistema solar y otros sistemas planetarios; así como el interior de los planetas terrestres rocosos. El níquel y el hierro son componentes básicos de los sistemas.

Además, estaría sería la primera exploración espacial de un cuerpo de metal, pues normalmente los estudios se concentraban en tierra.

Se especula que al menos el 30% de la superficie del asteroide es de metal. Anteriormente se podía observar una luz que terminó dispersándose, lo que sugiere que las rocas de la superficie tengan granos metálicos.

Lindy Elkins-Tanton, científica de la Universidad Estatal de Arizona, declaró que el asteroide “formaría parte de la primera generación de núcleos primitivos de nuestro sistema solar”, lo que supondría un gran avance en las investigaciones a nivel mundial.

“No sabremos nada con seguridad hasta que lleguemos ahí. (…). Estamos llenos de preguntas y sin muchas respuestas. Esto es una verdadera exploración”. Elkins-Tanton también es directora del proyecto.