Ley de etiquetado frontal ¿Un cambio en la mentalidad argentina?

El 27 de octubre de 2021 se aprobó en Argentina la Ley de Etiquetado Frontal, obtuvo 200 votos a favor, 22 en contra, y 16 abstenciones. Esta ley tiene como objetivo promover una alimentación saludable, al mismo tiempo que informa a las personas acerca de los productos que consume. La población argentina estará ahora notificada acerca del contenido de grasas, azúcar, sodio y calorías que consume al comprar determinados productos. En la etiqueta se expondrá un octágono de color negro y con letras blancas que advertirá el exceso de nutrientes críticos de los productos.

Pero, ¿ayudará esta Ley de etiquetado frontal a cambiar la mentalidad de los consumidores argentinos? Una normativa similar se rige en los países latinoamericanos Chile, Uruguay, México y Perú. Como resultado, en estos países la compra de productos azucarados y ricos en grasas disminuyó notoriamente. De todas formas, el avance de esta propuesta es lento y pausado, pero se espera que, en unos años, gracias a esta ley, pueda bajar la obesidad en la población, y además prevenir la hipertensión y diabetes.

También lee : Costa Rica cuenta con 26 candidatos presidenciales

Argentina en su ley de etiquetado frontal propone, además del famoso octágono, que las empresas dejen de crear etiquetas con animaciones, celebridades, futbolistas, mascotas o personajes ficticios. De esta manera los productos con sellos de advertencia dejarían de captar la atención de los niños. También, se prohibió la entrega de regalos a través del producto, y la participación en concursos, conciertos o shows. Esto es con el fin de no seguir fomentando el consumo de este tipo de mercadería, y de esta forma, dejar de darle a los niños motivación para consumir productos ricos en carbohidratos y azúcares.

Este cambio en la predisposición de los productos en Argentina, puede hacer que la visión en los niños y niñas acerca de los alimentos que consumen pueda volverse más saludable. A partir de esta variación no tiene porque ser lo más azucarado y colorido lo que capte su atención, ahora ellos mismos podrán informarse con facilidad y reconocer con que se están alimentando y si es beneficioso para su salud. Este podría ser el primer paso para transformar a la sociedad argentina en una sociedad más consciente sobre su salud y alimentación.