Los incendios forestales no dan tregua

El 2022 empezó en llamas para varios países de Sudamérica, entre ellos, Argentina, Uruguay y Chile.

Los incendios forestales afectaron a 10 provincias argentinas, entre ellas: Río Negro, Neuquén, Chubut, Santa Cruz y Tierra del Fuego en el sur, y Formosa, Santa Fe, Entre Ríos, Corrientes y Misiones en el noreste.

Esto llevó a que el Consejo Federal de Medio Ambiente (Cofema) y el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de Argentina, declaran «emergencia ígnea en todo el territorio nacional».

Con esta emergencia lo que se busca es una articulación entre las jurisdicciones y el Gobierno federal con el objetivo de fortalecer las políticas de prevención frente a posibles futuros incendios.

También lee : Vaquita marina: al borde de la extinción

«Estamos frente a un escenario que puede tender a repetirse de manera recurrente en el tiempo, es decir, un período de sequías prolongadas, de corrimiento de las temporadas secas en cada una de las estaciones, de temporadas sin lluvias(..)», sostuvo Sergio Federovisky, el secretario de Control y Monitoreo Ambiental, en la reunión dónde se declaró la emergencia en Argentina.

Por su parte, el fuego arrasó con más de 20.000 hectáreas en Uruguay, principalmente en la costa de la zona del Sur del país. Sin embargo, se hizo sentir en los departamentos de Paysandú y Río Negro, dónde se quemaron más de 22.000 hectáreas.

El Instituto Uruguayo de Meteorología (Inumet) informó que casi la totalidad del país está en nivel rojo de riesgo de incendios, es decir, es muy alta la posibilidad de que vuelvan a reiniciarse en el territorio, según el índice Firme Weather Index (FWI).

En Chile, se han quemado otras 31.000 hectáreas, principalmente en la zona sur del país, dónde se encuentran las regiones de La Araucanía, Los Lagos y Ñuble.

La corporación Nacional Forestal de Chile insiste en que el 99,7% de los incendios forestales son producidos por la acción humana, por lo que divulgó una campaña de sensibilización para evitar que malas prácticas de turistas o habitantes de las zonas desaten el fuego.