¿Maltrato o diversión? Curso de verano indigna las redes al hacer manualidades sobre un caballo

En un curso vacacional para niños en Murcia, España, la cuenta
de @lavacastyle ha denunciado el maltrato ejercido a un caballo, el cual es
pintado por los niños en el Club Hípico Vibeca, donde se realiza dicho plan.

Círculos, pintadas, manos y trazos se presencian en el cuerpo del animal, hasta
desbordan los colores en sus crines.

Según Santiago Lidón, gerente del centro, el caballo, llamado Artillero, es un
animal entrenado y capacitado para trabajar con niños y además, asegura que los
colores y pinturas utilizados no hacen daño al animal.

Sin embargo, un video publicado por la cuenta de la ilustradora de conciencia
animal La Vaca Style, en su cuenta de Instagram y Facebook, causó revuelo
entre los internautas señalando:

También lee : Día mundial del emoji: por qué celebramos hoy a estos iconos

“Los caballos son extremadamente sensibles y este acto es una aberración… Con
este tipo de educación, entenderán que los animales son cosas a las que se le puede hacer todo lo que ellos quieran, porque un día pintaron un caballo y a sus padres les pareció bien”.

Por otro lado, el director de la Asociación Nacional de Defensa de Animales
(ANDA) ha expresado que el mayor problema no son los químicos o componentes
que han de causar daño al animal (ya que en este caso no se presentan), sino en
la imagen que se les da a los infantes, ya que los caballos, así como ningún otro
animal, son murales o lienzos para pintar sobre ellos.

“Una actividad mucho más constructiva hubiera sido cepillar al caballo con agua
fresca, que a ellos les gusta mucho, y así hasta les puedes enseñar a los niños a
lavarlos” añadió.

Ahora bien, debido a la gran cantidad de comentarios ofensivos por parte de los
usuarios hacia el Club Hípico, estos han anunciado que, de seguir con las
amenazas deberán tomar acciones legales, añadiendo disculpas hacia los mismos
internautas por la confusión que puede acarrear dicha situación sin un contexto
especificado.

La pregunta real del momento es, ¿La percepción y el simbolismo de lo que
representa esta actividad que, a pesar de no hacer daño en la salud de los
animales, se considera un verdadero maltrato acompañado de la insensibilidad
que ha de crear este ejercicio en los infantes sobre el trato hacia los animales?