Maneras inesperadas de cuidar el medio ambiente

La crisis del cambio climático es el mayor desafío que debe enfrentar la humanidad. Afortunadamente existen personas que ven estos problemas desde diferentes perspectivas e incluso tratan de solucionarlo.

Aquí mostramos seis maneras inesperadas, en las cuales el cambio climático puede ser cambiado poco a poco:

1.- Educar a nuestras niñas.

Alrededor del mundo, hay un aproximado de 5,5 millones de niñas fuera de la educación básica, según estadísticas hechas en marzo de 2020 por la UNICEF.

Intentar mejorar la educación en todo el mundo, no es algo nuevo. Pero el promover la educación para niñas, genera grandes beneficios económicos y sociales, además que puede ayudar a combatir el cambio climático.

Esta parte es útil, ya que, si las niñas entran a la escuela, estudian y se gradúan, es probable que tarden más en tener un hijo. Por lo que, si todas las niñas estudiaran hasta al menos la secundaria, para el año 2050 habría aproximadamente 840 millones de personas menos en el planeta, lo que impacta al ambiente. 

También lee : La OMS actualiza los niveles de calidad del aire después de 15 años

Educar a las niñas, es mucho más que datos demográficos, Las mujeres que pueden participar en el trabajo, negocios o política, pueden actuar mejor para promover la protección al clima. 

Estudios han explicado que cuantas más mujeres sean responsables, mejor se puede hacer una política climática. Esto se debe a que las mujeres líderes tienden a escuchar mejor las opiniones de los científicos, como se ha mostrado en la actual pandemia de COVID 19.

2.- El poder de la ley.

En la lucha contra el cambio climático, existen abogados climáticos que toman ventaja de las leyes más estrictas. Incluso, la ley es el arma más importante con la que cuentan algunas empresas y Gobiernos para combatir la contaminación. 

Un ejemplo de esto es un tribunal holandés que dictaminó que la empresa petrolera Shell, redujera legalmente sus emisiones de acuerdo con los objetivos del acuerdo climático hecho en Francia.

3.- Revolucionemos el arroz que conocemos

¿Sabías que el cultivo de arroz genera una enorme huella de carbono? En sí, el arroz emite tanto carbono como un avión. La mayoría del arroz que conocemos es cultivado en arrozales con demasiada agua, además de que se eliminan las malas hierbas.

Sin embargo, el agua usada en estos cultivos produce condiciones ideales para la reproducción de bacterias productoras de metano, que finalmente evitan que el oxígeno llegue al suelo. 

El metano es un gas que puede causar 25 veces más calentamiento global a diferencia del dióxido de carbono por kilogramo.

Para hacer frente a esta crisis, los científicos están creando una especie de “revolución de arroz”, ya que ahorran agua y ayudan a los agricultores a reducir las emisiones de metano gracias al desarrollo de nuevas variedades que pueden nacer  y crecer de manera adecuada en arrozales secos en lugar de bien drenados.