Pensamiento perdido: una deuda con el pasado

Tras los episodios dedicados a la creación de las últimas cuatro décadas y a sus fondos latinoamericanos, el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía ha presentado el tercer capítulo de la colección. Esto con la apertura de nuevas salas dedicadas a las aportaciones entre 1939 y 1964.

Desde diferentes perspectivas y en su afán de recuperar y crear el patrimonio, el museo salda su deuda histórica con el arte de los exiliados de la Guerra Civil y la autarquía de los años franquistas en su colección «El pensamiento perdido: La autarquía y el exilio».

Es 1939 y miles de exiliados huyen de España tras la contienda, la guerra civil ha terminado y no hay salida. Muchos encontrarán la muerte, otros la nostalgia, la tristeza y desesperación. Este viaje al pasado compone un nuevo episodio de la historia de España.

Son 16 salas en las que se exponen 300 obras y abundante documentación bibliográfica y de archivo, desde la mirada de artistas excepcionales como Dalí, Gutiérrez Solana o Miró que vivieron la Guerra Civil española.

También lee : Día de la Independencia de Colombia

No faltan piezas de autores vinculados a la Escuela de Altamira, como Mathias Goeritz o Palazuelo, esto debido a que no todos los exiliados lo fueron por causas políticas. Además, dado que México fue destino de muchos artistas vinculados a la izquierda europea, contemplaremos las “Estampas de la revolución mexicana» (1947) del colectivo Taller de Gráfica Popular, creado para difundir las causas sociales revolucionarias y en apoyo del exilio español.

Algunos de esos autores cruzaron el océano como: Alfonso Rodríguez Castelao o Eugenio Granel, que hicieron suyos elementos culturales de sus países de acogida relativos a indigenismo y folclore. Es así que en esta muestra ambiciosa el 60% de las obras no se han visto nunca en la colección permanente y podrán ser visitadas hasta mediados de septiembre.