Prevención de las ETS

La educación sexual también es esencial dentro de nuestro bienestar individual y colectivo

Las ETS (enfermedades de transmisión sexual) son infecciones que se transmiten de persona a persona a través de un contacto sexual como vaginal, anal u oral. Y, alrededor de estas enfermedades hay bastantes mitos de cómo se pueden prevenir. Por eso, hoy les mostramos algunas de las practicas más efectivas para prevenir estas enfermedades y varias características que todos debemos tener en cuenta

1.            Lo más importante a la hora de hablar de ETS es consultar con un profesional y hacerse las pruebas respectivas para saber si se está libre de ETS.

2.            Si alguno es positivo para alguna ETS, deberá notificarle a su pareja y consultarlo con su profesional. Posteriormente seguir con los respectivos tratamientos

3.            Usar métodos de barrera como los condones u otros anticonceptivos.

4.            Los condones deben guardarse a temperatura ambiente para que no existan rupturas o vencimientos.

Y, ahora, estas son algunas de las actividades y prácticas que se han difundido en distintas redes sociales, pero que NO necesariamente funcionan para prevenir enfermedades de transmisión sexual.

1.            Lavados vaginales y duchas después de haber mantenido relaciones sexuales,

2.            Coito interrumpido sin protección,

3.            Métodos anticonceptivos hormonales como pastillas o inyecciones.

4.            Posiciones sexuales específicas.

Consulte a su médico si tiene alguna duda o sospecha frente a las enfermedades de transmisión sexual. No olvide darle la importancia necesaria a su salud sexual y reproductiva. Pues, este tipo de salud debe tratarse sin tabúes ni prejuicios que puedan afectar la seguridad y el correcto tratamiento a estos temas.