Qué le pasa a la selección Colombia

Quien observe la tabla de clasificación de Conmebol para la Copa Mundial de Fútbol de 2022 a desarrollarse en Catar, mirará a dos equipos muy alejados del resto como Brasil y Argentina, un equipo como Ecuador que dentro de los irregulares fue el más regular y luego una tabla de un rango de dos puntos en los que hacen parte 5 selecciones: Colombia, Perú, Chile, Uruguay y Bolivia. Todas estas últimas selecciones marcadas por la irregularidad.

Sí, nuestra selección Colombia está cuarta; sí, está en zona de clasificación directa a Catar; pero por muy poco, y que con cualquier traspiés, Catar pasará a ser toda una utopía. A continuación, desglosaremos un poco los motivos de esta situación tan compleja del equipo cafetero.

En primera instancia se hablará de la cabeza del equipo, su director técnico, Reinaldo Rueda. Un técnico que puso el continente a sus pies con aquel Atlético Nacional del 2016, campeón de Copa Libertadores. Pero, Rueda no cogió aquel Nacional desde cero, venía con un proceso encabezado por Juan Carlos Osorio y Santiago Escobar, que con la llegada de Rueda ajustó detalles para darle el salto de calidad a nivel continental.

También lee : Deserción estudiantil, una problemática silenciosa

Proceso que con la Selección Colombia no tuvo. Rueda agarró un equipo que venía de sufrir nueve goles encajados en dos partidos y ubicado en afuera de puestos de clasificación. Carlos Queiroz nunca estableció un equipo y que por motivos totalmente desconocidos terminó roto. Siendo esta la primera tarea de Reinaldo, unir un equipo de nuevo.

Luego en lo futbolístico estábamos ante un equipo que buscaba sacar ventaja desde lo físico, dejando de lado un poco el estilo del futbolista colombiano, donde predomina la técnica y picardía. Esto estuvo en el ADN que sí se le vio a Rueda en el 2016, donde la asociación y el atacar constantemente eran el pan de cada día.

Otro aliciente en contra del proceso de Rueda es el tiempo. Llegó en enero, a dos meses de la doble fecha de eliminatorias, en los que nunca tuvo un partido de preparación. Rueda no ha podido establecer una idea de juego clara, pues cogió un equipo con afán de puntos y no de buen juego, es decir, el objetivo es pasar al mundial a como dé lugar, los métodos pasaron a un segundo plano.

Ahora entran en discusión los jugadores, aquellos que son importantes en equipos de Europa pero que, con la selección, de algún u otro modo, algo cambia. Puntualmente hablaré de dos jugadores.

Juan Guillermo Cuadrado, aquel que en la Juventus puede desempeñar su fútbol de manera polifuncional y en todas las posiciones funciona con mucha clase. En Colombia tuvo partidos destacables, pero en la mayoría del proceso Rueda, se caracterizó por ser un jugador que le resta más al equipo de lo que le suma.

El otro jugador cuya situación pasa más por lo mental que por lo físico es Duván Zapata. Con el Atalanta ha demostrado ser un centro delantero de mucha clase y de los más importantes de Europa. En la selección parece tener un bloqueo producto de la presión que carga en sus espaldas, ya que Colombia siempre se destacó por tener delanteros de mucha calidad. Todos sabemos que Zapata la tiene, pero si no supera esta situación, difícilmente lo veamos siendo dueño del puesto.

Un argumento que defiende a los dos jugadores, es la forma de juego y la estructura del equipo, pues en sus clubes responden a una idea clara, en cambio la selección de la mano de Reinaldo Rueda todavía no encuentra el rumbo.

Quedan Perú, Argentina, Bolivia y Venezuela. De allí para tener el cupo a Catar casi asegurado se deben obtener tres victorias. La situación es compleja, todo depende de que si Colombia vuelve a tener una buena relación con el gol. Lo importante es clasificar, luego habrá tiempo para que Rueda trabaje en esa forma de jugar que hizo enamorar a todo un continente.