¿Quieres emprender, pero no sabes cómo?

Tiempo de lectura estimado: 3 minutos

La pandemia cambió por completo muchas cosas que consideramos normales, pero también, le dio un impulso a quienes buscan día a día nuevos horizontes. Los emprendimientos se convirtieron en tema de conversación y en una oportunidad de crecimiento personal, profesional y económico. Es por eso que, si estás pensando en crear tu propio emprendimiento, debes tener en cuenta algunos consejos.

El primer y quizá más importante paso es consolidar una idea de negocio o producto. Muchas veces se cree que una idea o producto original será todo un éxito en el mercado, aunque esto no siempre ocurre. Tu producto o servicio debe atender alguna necesidad que tengan tus posibles clientes, puede que ya existan varios productos que atienden la misma necesidad que tú, pero ahí es cuando la originalidad se hace presente.

El segundo paso es evaluar a través de un análisis de mercado si tu producto o servicio tiene potenciales compradores. En esta fase se identifica a los posibles compradores, así como el ambiente en el que conviven y el impacto que generaría el producto en su día a día. Además, también se deben identificar a los competidores del mercado, esto con el fin de puntualizar ventajas y desventajas para que sean utilizadas a tu favor.

También lee : Trabajando entre patas

Una vez que ya tengas a tus compradores identificados, es hora de iniciar con tu emprendimiento. El primer paso para esto es definir un nombre para tu negocio. Un nombre fácil de escribir, pronunciar y recordar es un factor diferenciador y potencializador en el mercado, recuerda que este nombre será la carta de presentación de tu negocio.

Después de definir el nombre, tienes que elegir la estructura legal de tu empresa (sociedad unipersonal, una sociedad anónima con otras personas, una srl, una corp, una LLC, etc), las estructuras varían de país en país, por eso es conveniente que te asesores con un contador o abogado local para analizar la conveniencia de adoptar una u otra. De igual forma, se debe registrar el nombre de la empresa ante el organismo correspondiente, esto para que sea más fácil para los compradores identificar tu marca y para evitar en lo más posible falsificaciones de tu producto.

El siguiente paso es definir un plan de negocios para que tu empresa logre crecer en el menor tiempo posible. Para esto, es importante que evalúes si tu negocio es un potencial generador de ganancias, si no lo es, debes buscar una estrategia que permita que tu negocio comience a generar los resultados que esperas. Los componentes claves de un plan de negocios son: el resumen ejecutivo, la tabla de contenidos, la descripción de los productos o servicios, un análisis del mercado, plan de marketing, plan de operaciones, plan financiero, los componentes del equipo de trabajo, estrategia de salida, toda otra información que consideres importante para analizar el negocio.

El emprendimiento es un largo y extenuante camino. La dedicación, la disciplina, pero sobre todo la constancia son factores que a largo plazo se ven reflejados en el crecimiento de tu negocio y que por supuesto generan más satisfacción que las ganancias económicas.