Redes sociales: actuales profesores de educación sexual para adolescentes

Hoy en día, el uso de redes sociales se ha vuelto tan importante, que incluso se utilizan como una fuente de búsqueda de información. Ya que, se les permite a los usuarios navegar a través de todo tipo de información sin tabúes, incluyendo temas tradicionales como la sexualidad.

Sexualidad en redes sociales

Cuando hablamos de sexo en internet, automáticamente pensamos en pornografía, pero no es únicamente eso. En redes sociales como Instagram, YouTube, Facebook, abunda una gran cantidad de cuentas relacionadas a este tema. Son prácticos y discretos, lo cual permite que estos medios sean los preferidos por los jóvenes en busca de respuestas sobre sexualidad.

¿Se puede quedar embarazada sin eyacular líquido pre-seminal?, ¿para que se usa un lubricante?, ¿se pueden transmitir ETS a través de la boca?

La cuenta francesa de Instagram @lafaqdecamille, recibe decenas de preguntas, a las cuales esta responde sin filtros: “Cualquier cosa que llames juego previo, ya sea lamerte, chuparte los dedos, eso es sexo. “

Respuestas tranquilizantes

Los jóvenes pueden encontrar las respuestas que ellos buscan y que los tranquilizan en redes sociales. De esta manera lo explican Lila, Nina y Anna, tres chicas de 18 años, que han usado las redes sociales como fuente principal de información para estos temas.

Lila preguntó sobre la masturbación femenina:“Tenía muchas preguntas, porque realmente estaba comenzando. En mi escuela, una chica que se masturba es considerada como un poco sucia, posteriormente nos enseñaron que era parte del desarrollo, por lo que era normal y que podíamos hacerlo”.

Nina tenía muchas preguntas sobre su cuerpo: “Todos tenemos lo que la gente llama defectos o imperfecciones, es normal. Todos tenemos alguno de esos. Por ejemplo, ¿estoy demasiado gordo?, ¿es normal tener grasa en un lugar así, estrías, cabello también? De hecho, sí, todo eso es normal. Explica Nina.

También lee : Normalicemos la educación sexual para todos y todas

“Me permitió normalizar el hecho de que mi cuerpo había cambiado desde que era niña. Eso sí es normal, y no, no es repugnante.”

Anna 18 años.

Las escuelas no organizan suficientes sesiones de educación sexual y a menudo son demasiado formales. Además, normalmente los jóvenes no se sienten cómodos hablando de sexo libremente con sus padres o amigos. Movimientos como #MeToo han cambiado la forma en la que abordamos la sexualidad.