Río Xanaes: nadando en la historia

<< Cuando crecía, el Río Segundo era sencillamente imponente daba gusto que fuera así daba miedo>> El tiempo más Hermoso, Jorge Vocos Lescano.

Cuando preguntas por la ciudad de  Río Segundo lo primero que cuentan es el enorme río que recorre una orilla de la ciudad. Ese río que es más viejo que la ciudad misma pero que pocos conocen realmente.

El río Xanaes cuenta la historia de miles de personas que pasaron sus veranos a la orilla, de quienes compitieron en los canotajes o de pobladores de la ciudad de Río II. Historias que relatan cómo el río era imponente. Ahora solo quedan recuerdos de ese viejo y crecido afluente.

Su nombre original, Xanaes, fue dejado de lado por mucho tiempo y reemplazado por Río Segundo, el cual es el nombre que le adjudicaron los colonizadores españoles.

También lee : La nueva amenaza que azota al mundo

Recién en 1984 el río recuperó su identidad. El nombre Xanaes se cree que provenía de la manera plural del nombre de un pueblo originario, los Xaná, que recorrieron sus aguas.

Pero Río Segundo no solo es parte de la ciudad que lleva su mismo nombre, no, en realidad es uno de los ríos más importantes de la provincia de Córdoba, en Argentina.

 Con su recorrido de 340 kilómetros que inicia gracias a los ríos Los Molinos y Anisacate pasa por un montón de ciudades que disfrutan sus aguas, las cuales son ideales durante las altas temperaturas del verano.

El río fue inspiración para muchos autores que amaban la corriente de agua, uno de ellos fue Jorge Vocos Lescano quien fue muy querido en la ciudad cuando la misma era tan solo un pueblito con algunas casas. Pero también en el mismo hubo aventuras que al día de hoy muchos recuerdan con cariño, como las largas carreras en canoas que se hacían desde la ciudad de Río Segundo hasta la terminación del río en Mar Chiquita.

Por muchos años sus orillas fueron descuidadas pero, como un fénix, vuelve a renacer su belleza logrando que aquellos quienes habían olvidado su existencia se sientan atraídos a frecuentar esas aguas que son el orgullo de muchas ciudades.