Se pre-para el paro

En una presentación bastante llamativa,  el ministro de Hacienda colombiano, Alberto Carrasquilla, presentó el pasado 15 de abril la ‘Ley de Solidaridad Sostenible’. Una iniciativa que busca recaudar $25 billones para beneficiar a 4.7 millones de hogares colombianos en condición de pobreza.

Aunque hace un año el presidente Iván Duque afirmó en medios que “hacer una reforma tributaria en este momento, en el momento que tenemos la pandemia, que está golpeando a la micro, mediana y gran empresa es suicida”, parece que sus palabras se las ha llevado el viento.

Uno de los puntos más álgidos del debate, y que ha indignado a la población colombiana, es el de gravar la canasta básica con un IVA del 19%. Alimentos como carnes (res, pollo y pescado), leche, queso, durazno y arroz subirán de precio gracias a esta reforma. También, productos como toallas higiénicas, cerveza, neumáticos, celulares, libros, ladrillos y hasta el internet. Incluso, se abre la posibilidad de aplicar peajes urbanos dentro de las ciudades que lo vean necesario.

También lee : Por qué no hablamos de Pakistán

Como promoción de empleo, se propone exceptuar del pago a salud, pensión a menores de 28 años que accedan al primer empleo, personas en condición de discapacidad,  mujeres de 40 años que hayan estado 1 año desempleadas y no pensionados y la negación de los parafiscales, recursos necesarios para el sostenimiento de entidades como el Servicio Nacional de Aprendizaje (SENA), la institución de formación técnica y tecnológica que beneficia a más de 9 millones de personas.

Sumado a ello, se incrementa el costo de la gasolina (que está sobre los 9 mil pesos), se agrega impuesto a vehículos nuevos desde 50 millones de pesos, al transporte público, vehículos eléctricos y a las bicicletas. De igual forma, se incrementa el IVA a los servicios públicos de energía, acueducto, alcantarillado y gas domiciliario a estratos 4, 5 y 6; se congela el salario de servidores públicos por 5 años y no habrá más beneficios tributarios para bajar la base gravable. Es por eso que, a pesar de estar atravesando el tercer pico de la pandemia, la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), la Federación Colombiana de Educadores (FECODE), la Confederación General del Trabajo (CGT), y demás organizaciones sociales y juveniles proponen manifestarse en un gran Paro Nacional desde este miércoles 28 de abril por ser un ‘atentado a la clase trabajadora