“Sextorsión”, el lado oscuro de internet

La sextorsión es un tipo de explotación sexual en la que la víctima se ve envuelta en una serie de chantajes, manipulaciones y pérdida de la tranquilidad, a partir de que el acosador o delincuente virtual, de alguna manera, obtiene fotos o videos íntimos de la persona afectada.

Con la aparición de los aparatos electrónicos y el internet, muchas cosas cambiaron para bien, la comunicación se volvió más práctica y las actividades del día a día son mucho más llevaderas en numerosos aspectos. Pero no todo es color de rosas, con la agilidad de internet y las conversaciones que se dan a través de ella, aparecieron los malintencionados que buscan sacar provecho de cualquier situación.

WhatsApp, Facebook, Instagram, Tinder y otras numerosas redes sociales son foco de este tipo de sucesos. Existen casos conocidos de sextorsión alrededor del mundo, desde Europa hasta Latinoamérica, nadie se salva de los depravados sexuales que no solo se roban la paz del afectado, sino también buscan obtener sustento económico al amenazar a personas.

En algunas ocasiones los extorsionadores son personas que utilizan las redes, pero con perfiles falsos, es decir, no muestran su verdadera identidad para despistar a las autoridades en caso de que la víctima decida accionar tras los chantajes. Se presentan como personas inofensivas y amigables,  de esa forma se ganan la confianza de los afectados.

También lee ; Hill House, del libro a Netflix

Aunque hacerse pasar por otras personas es lo que más escuchamos cuando hablamos de sextorsión, no siempre es así. También se hizo común que, al terminar relaciones, se produjeran chantajes similares, ya sea por resentimiento o por cualquier otra diferencia que exista entre las personas que conformaban la relación.

Muchas veces, al iniciar una relación o simplemente en el transcurso de ella, sentimos mucha confianza hacia la otra persona y nos vemos en la necesidad de compartir nuestra intimidad, confiando en que los audios, fotos o videos están a salvo con la persona que en ese momento elegimos.

Pero debemos tener en cuenta que nunca terminamos de conocer a nadie, que existen límites en todo y aún más en lo que respecta a nuestra vida íntima e integridad. Tener los ojos bien abiertos porque muchas veces

Es importante que sepamos que internet y los artefactos electrónicos, son de vital importancia en estos tiempos, pero que todo lo bueno en ocasiones puede llevar consigo algo de peligro. En la era en la que vivimos, lastimosamente, estamos rodeados de lobos que se presentan en nuestras vidas vestidos de corderos.