¿Tienes confianza?

La confianza es uno de esos factores que se convierten en ciertas ocasiones en decisivo en el desempeño o actuar de un individuo pues eso puede llegar a influenciar y comportarse de una u otra forma desacuerdo a cuanto este término esté desarrollado en una persona.

Para irnos adentrando un poco más a este tema hay que establecer una separación entre los tipos de confianzas que podemos conocer o establecer

¿Con base en que construimos confianza con los demás?

La sinceridad es un factor importante a la hora de confiar en otras personas. Cuando juzgamos que la otra persona dice la verdad y está siendo sincero con nosotros, confiamos en él. Pero, cuando sentimos o sabemos que el otro no está siendo sincero con uno mismo, le retiramos nuestra confianza inmediatamente.

La credibilidad es otro componente de la confianza: los antecedentes que se conocen de la otra persona y las experiencias que has tenido con ella en el pasado pueden hacer que llegues a confiar o dudar de su sinceridad. Por ejemplo, si una persona fue sincera contigo en el pasado, inmediatamente vas a juzgar que esa persona será sincera contigo en el futuro, porque confías y crees en ella. Es manifestar, cuando iniciamos una relación interpersonal, no partimos de cero, ya que el pasado nos influye.

La confianza también implica reciprocidad. Depositamos nuestra confianza en el otro cuando vemos que no nos defrauda, y al mismo tiempo, porque nosotros nos sentimos también objeto de confianza.

Y ¿qué pasa con la autoconfianza?

Bueno este es un término psicológico que de acuerdo con palabras de la teoría de Albert Bandura se podría establecer como a la percepción de la propia capacidad para lograr determinados objetivos y llevar a cabo diversas acciones de forma exitosa.

¿Cuál es el proceso de construir mi autoconfianza?

Es preciso decir que esto es una ejecución de auto evolución que consiste en varios puntos: 

1)            Hacer un análisis personal

Primero identifica los logros que hayas obtenido a lo largo de tu vida; un premio, una titulación, aventurarse con una doble titulación, conseguir un puesto de trabajo, etc.

Analiza tus fortalezas y debilidades tanto a nivel personal como laboral y luego selecciona las oportunidades y amenazas que eso conlleva en cada ámbito. A esto se le llama hacer un análisis DAFO personal.

2)            Define metas personales y profesionales

Debes definir metas realistas y sencillas; las metas muy ambiciosas pueden desmotivarte.

Elige cómo vas a llevarlas a cabo; plantéate ya un proceso en tu cabeza que te lleve hasta ellas. Determina si necesitas adquirir una competencia y la forma en que lo vas a lograr.

3)            Lleva a cabo las acciones necesarias para el logro de tus objetivos que te has propuesto

4)            Celebra cada una de las pequeñas metas que vayas logrando

5)                  Utiliza técnicas para invocar el pensamiento positivo

Por ejemplo, es muy útil el uso de las afirmaciones y frases motivacionales. Estas técnicas harán que si tú “yo negativo” intenta salir al exterior, pueda ser anulado por tú “yo positivo”. También es muy útil el visualizar nuestras metas para lograr motivación.

6)            No siempre vas a lograr tus objetivos

Esa realidad no la podemos negar, así que no te desanimes si acaba pasando, al contrario, debes aprovechar para analizar cuáles han sido los fallos y asumir los errores que cometas como parte del aprendizaje.

7)                  Evolucionar y crecer cCuando vayas logrando pequeñas metas, verás cómo va aumentando tu autoestima y la seguridad en ti mismo, entonces será el momento de fijarte metas más ambiciosas y volver a iniciar el proceso.

Entonces ¿cuál de las dos confianzas tienes tú más desarrollada con los puntos que menciono? No olvides deconstruirte para convertirte en la persona que deseas.