Tokio a la vuelta de la esquina

Tiempo de lectura estimado: 3 minutos

La cifra de deportistas colombianos para los Juegos Olímpicos de Tokio se cerró en un número muy inferior a los dos ciclos anteriores, dando el reflejo de un notorio declive en el deporte nacional. En gran parte, surgido por la falta de recambio de aquellos que nos hicieron grandes en un pasado, sumado a la falta de una infraestructura acorde a las necesidades de nuestra nación.

Los encargados de representar el país en Tokio serán 71 atletas, estos divididos en 16 deportes. Atletismo es el que más lleva por goleada con 26, seguido del Ciclismo con 10 y la Natación con 7.Este último puesto le pertenecía al levantamiento de pesas, deporte en el cual Colombia siempre está en la pelea.

Sin embargo, por los positivos por boldenona de Sinisterra, Solís y Segura, la delegación fue castigada con la reducción de cupos, pasando de ocho plazas a tres. Un castigo que pudo ser peor, ya que estaba la amenaza de que se redujeran a cero, pues la ley los ampara, pero por las gestiones de la delegación, no surgió afortunadamente.

No obstante, el número de delegados no deja de ser una preocupación y un baño de realidad con base en la actualidad de nuestro país. Pues la reducción fue de un 53% con respecto a Río 2016, donde se rompió el récord de deportistas colombianos en unas justas con 147.

También lee : Estrategia o provocación

Tener una reducción tan grande es producto de malos manejos de la actual administración, donde sus enfoques van orientados hacia la guerra y no a un medio de paz como lo puede ser el deporte.

Pero la preocupación no para allí, porque no solo es la cantidad de atletas que no pueden disputar los Juegos Olímpicos, sino la calidad. Pues existen nombres que tranquilamente pueden luchar por un lugar en el podio, pero por diversas situaciones no lo harán.

Jossimar Calvo, es el que más resaltó, pues pasó de ser uno de los candidatos a abanderado de Colombia en Río 2016 a clasificarse para las justas del presente año. Tras una operación en el tobillo, no pudo retomar el nivel que lo hizo en algún momento pentacampeón en los Juegos Panamericanos de Toronto. En su última oportunidad de clasificación quedaría noveno, viendo cómo su posibilidad se diluía.

Otro que, sin duda hará falta, es nada más y nada menos que el campeón de Giro de Italia, Egan Bernal. Sí, el ciclista con mejor nivel del pelotón nacional. Su ausencia está ligada a una decisión personal del zipaquireño, pues tiene todo su enfoque dirigido a la Vuelta a España, donde parte en la baraja de favoritos.

De las ausencias más polémicas en las redes sociales fue la del paisa Diego Arboleda, donde por una elección, quizá suspicaz, su cupo fue otorgado al colombo-francés y también esposo de nuestra mejor deportista olímpica de la historia, Mariana Pajón, Vincent Pelluard. 

Olímpicos que empezarán la acción el próximo miércoles, pero que no será hasta el viernes 23 de julio que la llama olímpica se prenderá en el Estadio Olímpico de Tokio. Para Colombia existen más dudas que certezas, pero donde el empuje y la resiliencia que les caracteriza hará que la representación sea lo más digna posible.