Un pequeño chip alteró el mercado americano después de la pandemia

La pandemia ha afectado el campo de producción de chips informáticos, los cuales son necesarios no solo para nuestros equipos tecnológicos, sino también para la producción automotriz, causando una caída en la elaboración de vehículos nuevos, alterando y generando una crisis en el mercado automovilístico en general.

Los chips informáticos son dispositivos electrónicos programados para el buen funcionamiento de cualquier producto o bien que necesite de esta tecnología, tales como automóviles, teléfonos, equipos electrónicos en general.

Actualmente en EEUU, el costo de los autos usados ha aumentado exponencialmente en los últimos años, principalmente por dos razones; la alta demanda y la oferta limitada.

Al empezar la pandemia, los establecimientos de alquiler de vehículos se vieron en una situación económica bastante compleja por lo que optaron por vender parte de sus vehículos.

También lee : ¿Cómo cuidar al medio ambiente usando tecnología?

Sin embargo, con el restablecimiento de la ‘normalidad’, las personas han empezado a viajar nuevamente, por lo que vuelven a necesitan de este servicio, aumentando la demanda de vehículos usados ya sea para comprar o alquilar.

Ahora bien, el costo de los vehículos usados también ha aumentado debido a la escasez de chips informáticos para la construcción de autos, pues muchos de los fabricantes a nivel mundial están teniendo inconvenientes con su producción. Esto afecta de igual forma a varios rubros que utilizan los chips, sobre todo a la industria automovilística, ya que en la construcción de un auto se utilizan alrededor de 50 a 150 chips.

Además, las industrias que proporcionan estos chips, debido a la pandemia, han dirigido la producción de chips a dispositivos electrónicos tales como laptops, teléfonos y equipos electrónicos necesarios para el teletrabajo o entretenimiento doméstico durante el último año de pandemia.

Según la consultora global AlixPartners, la crisis agravada en temas de producción de chips tecnológicos a causa de la pandemia podría provocar una pérdida de hasta 61 mil millones de dólares debido al descenso de elaboración y construcción de unos 2.5 millones de vehículos en comparación a los previsto anualmente.

Goldman Sachs afirma que las consecuencias de la escasez en este rubro afectarían a unas 169 industrias de Estados Unidos, pudiendo reducir el PIB hasta un uno por ciento este año.

Por otro lado, el director del fabricante de chips Intel Corp advirtió que la escasez de chips podría tardar años para lograr abastecer la cantidad demandada, aunque están haciendo lo posible para aumentar la producción en los próximos seis a nueve meses.