Victoria Santa Cruz: la voz de la mujer negra

La vida de Victoria Santa Cruz Gamarra en una inspiradora historia de lucha, libertad y sobre todo arte.

Victoria Santa Cruz nació el 27 de octubre de 1992 y llevó en alto el nombre de su barrio y la ciudad que la vio crecer,  La Victoria. Hija de una bailarina de zamacueca y de un dramaturgo que ponía música clásica a la hora de ir a dormir con lo que ella fue nutriéndose en el mundo del arte desde muy pequeña.

De joven, casi como si hubiera nacido para eso su destino artístico la reclamó y, junto a sus hermanos presentó «Estampas musicales» una puesta en escena en la que recitaban, bailaban y cantaban.

Desde entonces, Victoria y su familia se hicieron conocidos por montar preciosos espectáculos multicolor.

También lee : El renacer que acercó a German Penilla al deporte

Así, ya bien encaminada en las senda de las artes, en 1958 se animó  a escribir y protagonizar su famosa obra de teatro «Malató».

Una obra bien ejecutada, sensible y con una temática que para muchos podría ser escandalosa, pero que mostraba la fuerza y la pasión de aquella mujer desde muy temprano en su vida,  que le permitió acceder a una beca en París para estudiar teatro y danza.

En ese tiempo y lugar se nutrió de las grandes expresiones del pensamiento y las emociones lo que marcaría el resto de su existencia.

Victoria con su famoso poema «Me gritaron negra», logró mover las fibras más sensibles de todos, pues la pasión que transmitió en sus versos la consiguió recordando la niña que ella misma fue aquella que había sido rechazada por muchos.

La artista entendió sus sentimientos y  por aquel legado ancestral que latía en su interior,  o mandó a llamar a todo negro o mestizo que quisiera aprender danza y teatro como ella lo hizo creando el grupo “Teatro y Danzas Negra del Perú”.

Victoria fue premiada en las Olimpiadas de México en 1968, además de liderar el “Conjunto Nacional de Florklore del Perú19y ser catedrática de la Universidad Carnegie Mellon en Estados Unidos.

Y aunque falleció en el 2014 a sus 91 años, su legado que dejó al trabajar en la recuperación de la cultura afroperuana y negra de América Latina permanecerá y continuará.