¿Ya no está Egan para ser líder INEOS?

El zipaquireño, Egan Arley Bernal, no ha podido demostrar sus quilates en la presente edición de la Vuelta a España. Tras su victoria en el Giro de Italia se ha visto con un estado de forma diferente al que conquistó la Maglia Rosa. Pero, ¿a qué se debe el actual estado de forma?

Las últimas dos temporadas han sido un calvario para Bernal, el que inició en el Tour que llegaba como campeón y no terminó por dolores de espalda. Luego vendría un proceso de recuperación exigente, en el cual se vio una clara mejora cuando supo ser tercero en la Strade Bianche, solo por detrás de Mathie Van der Pool y Julian Alaphilippe. Sabríamos que el mejor Egan estaba por volver.

El Giro de Italia llegaría y en su cartel tenía al colombiano como máximo favorito. Sin embargo, el mismo Egan se quitaba presión porque no sabía el comportamiento de su espalda con el correr de las etapas. Espalda que pasaría a ser una fatídica anécdota al terminar la segunda semana de la primera gran vuelta del año, ya que la supremacía de Bernal por sobre el resto de los rivales era abismal. Nunca más se volvió a hablar de la espalda.

También lee : Influencia Inconsciente

El INEOS liderado por Bernal se plantearía el siguiente objetivo apuntando todo a la Vuelta a España, donde la exigencia de rivales era mucho más alta en comparación con el Giro. Los nombres de Primož Roglič, Miguel Ángel López, Enric Mas, entre otros, hacían eco como rivales de Bernal.

El pedalazo inicial se daría en Burgos con una contrarreloj individual en la que el máximo favorito, Primož Roglič, daría un golpe en la mesa diciendo: “Aquí estoy yo”. De allí todas las casas de apuestas apuntan al esloveno como quien se llevará esta Vuelta siendo la tercera para él. Con el correr de las etapas se reafirma y hoy, no parece ser que haya alguien en la Vuelta a España capaz de arrebatarle la roja.

Pero qué pasa con Egan. El nivel dado hasta las dos primeras semanas no era el de un líder, del mejor y más millonario equipo de ciclismo del mundo. El bajón que se le señala es a causa del Covid-19 positivo que tuvo días después de ganar el Giro. Y no es extraño, pues de los corredores más completos del mundo, Peter Sagan, en unas declaraciones afirmó no ser el mismo luego de pasar por las manos del coronavirus.

Puede ser una justificación válida en cualquier otro equipo, pero no en el INEOS. Allí corren para ganar todo y no existe enfermedad que valga ni el palmarés que tenga. O si no, miremos a Chris Froome, quien hizo grande a esta institución y cuando su nivel, debido a un accidente de tránsito, no fue el mismo, ya no les servía. Y es respetable, pues una plantilla de 50 millones de euros no tiene espacio para agradecimientos.

No obstante, los cuestionamientos sobre si Egan Bernal es el líder ideal para la escuadra británica se empezaron a despejar, debido a la exhibición que realizó en la etapa de ayer en Lagos de Covadonga.Puso a todos a apretar cuando atacó a más de 60 kilómetros de meta. Eso sí, con Roglič a su rueda, quien terminaría ganando la etapa. Pero lo hecho por Egan da pie, a pensar que aún sin tener las mejores piernas ni tener el mejor estado de forma va a por todo o nada, y ese pensamiento devorador gusta en el INEOS.

Ahora bien, hay que ser realistas con el nivel actual de Bernal, y es que no está para vencer a Roglič ni mucho menos a Tadej Pogačar. La presión por parte de su equipo también hará mella, pues pagan para que su líder gane todo y Bernal no lo está haciendo. El INEOS lo esperará por mucho, la siguiente temporada para que venza a los eslovenos o si no, estoy seguro de que empezarán a buscar opciones por otro lado.